• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Nicolás maduro en una foto de archivo. Foto: Reutersq
Nicolás maduro en una foto de archivo. Foto: Reuters

“Lo que está haciendo el Gobierno de Maduro va en dirección opuesta a lo que hizo el Presidente Chávez en materia petrolera. Es un retroceso que compromete nuestra soberanía económica y limita las posibilidades de salir de la profunda crisis del país”, escribió el exministro de Energía, Rafael Ramírez, en una columna de opinión, ayer.

El autor de esta acusación desempeñó hace 12 años como ministro de Petróleo en Venezuela, también encabezó la emprersa estatal PDVSA; comenzó a marcar su distancia del régimen de Maduro al punto de renunciar a su cargo como embajador en la ONU. En estos últimos meses se ha visto como la figura “más chavista” en enemistarse con el gobierno de Maduro, al grado de ser hoy un perseguido político; en enero pasado, el fiscal Tarek William Saab anunció que buscaría su arresto por beneficiarse de la venta ilegal de crudo.

“¿Por qué Maduro vuelve a entregar PDVSA a las empresas privadas, ahora chinas, rusas o venezolanas de dudosa trayectoria?”, escribe Ramírez en su columna.

“La privatización de Maduro fue antecedida de un proceso de destrucción de las capacidades de PDVSA, para luego ceder las operaciones a los privados. El gobierno persiguió a los líderes operativos de la empresa en una política de ‘tierra arrasada’ en las áreas petroleras. Sobre las ruinas de lo que alguna vez, no muy distante, fue la empresa orgullo y soporte de toda la patria, ahora avanzan los nuevos rostros que socavan nuestra soberanía”.

El exministro también afirmó que “toda la acción del gobierno” de Maduro ha sido “soberbia e inmoral, una traición, una lesión a los intereses de la Patria”.

En este sentido, denunció que el régimen “actúa de espaldas al país, en secreto, mintiendo, sin rendirle cuentas a nadie, al margen de la Ley Orgánica de Hidrocarburos y de la misma Constitución”.

Petróleos de Venezuela genera con sus exportaciones el 95 por ciento de los dólares que ingresan al país; esta fuente de ingresos es la fuente para que el gobierno importe comida (el país sudamericano  compra en el exterior más del 70 por ciento de lo que consume), para que financie los planes sociales, las llamadas misiones, y para costear la maquinaria de propaganda oficial; el petróleo también cubre la partida que se llevan los funcionarios.

“Con Chávez siempre ¡Venceremos!”, remata Ramírez en su texto, para dejar en claro que Maduro está lejos del ideal sembrado por Chávez.

La reacción de México, Chile y Colombia es “decepcionante”

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, exhortó a Colombia, Chile y México a investigar sobre su presunta implicación en el “magnicidio frustrado” en contra del presidente Nicolás Maduro.

Rodríguez dijo que el gobierno venezolano se siente decepcionado de las declaraciones de las cancillerías de cada país, luego de “descubrirse” sus implicaciones en el presunto intento de asesinato.

Aseguró que el gobierno bolivariano está dispuesto a presentar ante las cancillerías de cada país las confesiones de los detenidos por el acto, por lo que reiteró su llamado a que estos gobiernos investiguen las acusaciones.

El ministro indicó que “lo que queremos es que se explique por qué este señor, alias Morfeo (Henryberth Rivas) recibe instrucción de dirigirse a la embajada de Chile”.

“Esperábamos que las cancillerías dijeran que van a investigar. Si no hay una investigación puede quedar en la mente de los que perpetran actos terroristas contra Venezuela que pueden ampararse en una de estas sedes (Chile, Colombia y México)” dijo.