• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El monolito expuesto en el museo británico. Foto: Especial
El monolito expuesto en el museo británico. Foto: Especial

El gobierno chileno buscará repatriar desde Londres un moái, estatua monolítica de la Isla de Pascua, que fue llevado a Europa en barco en 1868 como regalo a la reina Victoria de Inglaterra, informó hoy el sitio digital Emol.

La figura de basalto, llamada “Hoa Hakananai’a”, se encontraba en la aldea ceremonial de Orongo y fue subida a la fragata británica “Topaze” el 4 de noviembre de 1868, tras lo cual llegó al British Museum de la capital británica, donde se expone desde 1869.

El presidente del Consejo de Ancianos de la Isla de Pascua, Carlos Edmunds, e integrantes de la Comisión de Desarrollo de la posesión chilena solicitaron en julio pasado al ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, que colaborara con el regreso del moái.

Gráfico: La Razón de México

La idea es que el gobierno chileno realice gestiones ante su par británico para recuperar la figura, la que, a juicio de las autoridades de la isla y del propio Ejecutivo, fue “sustraída” por los marinos ingleses.

El moái, de dos metros y 42 centímetros de alto, es uno de los pocos que fueron tallados en basalto y no en piedra volcánica, por lo que fue calificado como una “pieza maestra y única” de la cultura rapanuí.

El basalto es una roca ígnea volcánica de color oscuro, de composición rica en silicatos de magnesio y hierro y en sílice. También se encuentra en las superficies de la Luna y de Marte, así como en algunos meteoritos.

El significado de los moáis es aún incierto, por lo que hay varias teorías en torno a estas estatuas. La más común de ellas es que fueron talladas por los habitantes polinesios de la isla, entre los siglos IX y XVI, como representaciones de antepasados difuntos, de manera que proyectaran su poder sobrenatural sobre sus descendientes.

Gráfico: La Razón de México

De acuerdo con el catastro que poseen los isleños, al menos 12 moáis que fueron tallados en la posesión chilena se encuentran fuera de este país sudamericano, seis de los cuales se habrían ubicado en naciones europeas, entre ellas, Francia.

Según la data histórica, las esculturas se desarrollaron en la isla entre el 700 d.C y el 1600 d.C. Todo indica que la cantera fue abandonada repentinamente y quedaron estatuas a medio labrar en la roca. Prácticamente todos los moáis terminados, originalmente situados sobre una plataforma, llamada “ahu” en idioma rapa nui, fueron posteriormente derribados por los isleños nativos. Desde 1956 unos pocos de ellos han sido restaurados.

Gráfico: La Razón de México
Compartir