Miércoles 8.07.2020 - 17:17

A 500 metros del depa, Ruben decidio volver

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

El fotógrafo Rubén Espinosa estuvo a 500 metros de salvar su vida. La mañana del 31 de julio pasado llegó a la estación del Metrobús Centro SCOP, ubicada en Xola. Estaba por entrar para abordarlo, pero de pronto se detuvo y tomó la decisión que horas después lo llevaría a la muerte: regresó con aquella amiga, Nadia Vera, con la que habían estado toda la madrugada.

Esa fue la última vez en que su amigo, Antonio, —a quien inicialmente lo identificaron como Arturo— habló con él. La siguiente vez que lo vio, fue para identificar su cuerpo.

La Razón obtuvo la declaración ministerial de Antonio, el amigo con el que Rubén pasó sus últimas horas.

Cercanos desde la infancia, ambos decidieron salir la noche del jueves 30.

Caminaron por la Glorieta del Metro Insurgentes y después acordaron ir a beber a un bar en el Centro Histórico.

Eran las 10:00 de la noche cuando llegaron al lugar del que Antonio no recordó el nombre, pero sí que “se ubica del lado derecho del bar El Otro Rio, en la calle de Motolinía”.

“Ya estando ahí, Rubén le marcó a una conocida de nombre Nadia. Le dijo que nos alcanzara en el bar, llegando aproximadamente unos 40 minutos después”, recordó Antonio ante el Ministerio Público.

Durante tres horas bebieron cerveza. A las 2:00 de la mañana el lugar cerró. Nadia les propuso seguir en su departamento, en la colonia Narvarte. Tomaron un taxi y se fueron hacia allá.

Antes de llegar pasaron a un OXXO “compramos un six de cervezas, cigarros y dos latas de whisky con refresco”, detalló.

Así subieron por el elevador hasta el cuarto piso, entraron al departamento y luego a la habitación de Nadia. Ahí pasaron la noche, fumando los cigarros delicados y tomando New Mix. “Platicando de temas sin importancia…”, resumió Antonio.

Poco antes de las 9:00 de la mañana decidieron irse de ahí, pues debían trabajar. Los dos salieron del departamento, pero como no conocían la zona se acercaron a un módulo de Policía para preguntar por el Metro o Metrobús más cercano.

Cuando ya estaban por entrar a la estación del Metrobús Centro SCOP, Rubén se detuvo, cambió de opinión y regresó al departamento. Horas después lo asesinaron.

UN PELAPAPAS COMO ARMA. Los estudios elaborados al cuerpo de Rubén y del resto de las víctimas, revelan que los agresores, lastimaron al menos a cuatro de ellos con un pelador de papas que abandonaron en una recámara. En el cuello, en la espalda, en el pecho de las víctimas, los expertos hallaron las lesiones.

“Por las características y tipo de lesiones por objetos punzocortantes que presentaron los cadáveres… se puede establecer que el objeto que pudo haber ocasionado dichas lesiones fue el instrumento de cocina tipo pelador localizado en la recámara norponiente cubierto con líquido hemático”, indica el documento.

Consejo de CNDH exige proteger a periodistas

El Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exigió al Estado garantizar la integridad física y seguridad jurídica de periodistas y defensores de derechos humanos.

En un pronunciamiento, el organismo reprobó de manera “enérgica” el homicidio de cuatro mujeres y un fotógrafo de la agencia Cuartoscuro, en la colonia Narvarte y los ataques a medios de comunicación, porque afectan el derecho a que la sociedad cuente con información oportuna y veraz.

“No pasa inadvertida la obligación del Estado mexicano de investigar esas agresiones a profundidad, para que la autoridad judicial imponga a los responsables las sanciones que las leyes prevén y las víctimas y sus familiares conozcan la verdad”, indicó el Consejo.

Reiteró “la necesidad de que el Estado brinde a las y los periodistas y medios de comunicación, así como a los defensores de derechos humanos, condiciones para salvaguardar su integridad física y seguridad jurídica, y reprueba las agresiones y violaciones a sus derechos fundamentales”.

Raquel Vargas