Tras denuncias, limpia su “pensión” de perros

PÁGINA 14-A
Por:
  • carlos_jimenez

Luego de que La Razón diera a conocer que un vecino de la colonia Merced Gómez, en la delegación Álvaro Obregón, cobra por cuidar perros, pero los deja abandonados en la azotea de su casa, en medio de la suciedad, el propietario del inmueble barrió, la mañana de ayer, el excremento acumulado durante semanas.

En una serie de imágenes captadas por vecinos, que denunciaron la forma en que el hombre abandona a las mascotas, se le aprecia levantando todas las heces que tapizaban el piso de su azotea.

Aunado a ello, un ciudadano, identificado como Gabriel Sánchez, quien dijo conocer al dueño, aseguró que éste no era el encargado y que el lugar no siempre está sucio.

El Dato: Cobraba 200 pesos por cada animal que cuidaba; en su azotea llegaba a albergar hasta 12 perros, según acusaron sus vecinos.

Ayer, La Razón mostró una serie de imágenes en la que se aprecia el sitio colmado de excremento, junto a una tina de agua sucia. Ahí había algunos perros ladrando y corriendo entre la suciedad.

“Siempre los tiene ahí, huele terrible, no los alimenta, no los limpia, sólo con una tina con agua que ni la cambia”, relató en su momento José Garnica, vecino de la zona.

Sin embargo, según Gabriel Sánchez, “esa situación duró un día, a lo mucho dos”, y esto se debió a que el encargado había sufrido un infarto.

Contrario a ello, vecinos insistieron en que desde hace más de un año, el lugar y los perros lucen abandonados. Hasta ayer, después de la denuncia, se hizo limpieza.

A decir de los denunciantes, en esa casa se cobra 200 pesos al día por el servicio de “pensión” para “cuidar” a los animales. Según él, los alimenta, los mantiene cuidados y seguros, mientras sus dueños salen de viaje.

[video width="848" height="480" mp4="http://www.3.80.3.65/wp-content/uploads/2018/03/PÁGINA-14-A.mp4"][/video]

SObre ello, el propietario de la “pensión” aseguró a las autoridades que él se dedicaba a rescatar a los perros para darlos en adopción. Pero Gabriel Sánchez dijo que se les daba “entrenamiento y cuidado”.

Tras la difusión de las fotografías en las que se aprecia el estado de abandono, la Brigada de Vigilancia Animal, de la Secretaría de Seguridad Pública de la CDMX, a bordo de la unidad MX 022H4, acudió al inmueble ubicado en el 102 de la calle Miguel Ocaranza.

Para cuando lo hicieron, el encargado ya había barrido y lavado. Los agentes de la dependencia ingresaron y constataron que la azotea ya estaba limpia.