Anulación de sentencia a El Santero es un premio a la impunidad: Martí

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • la_razon_online

El presidente de la Fundación SOS, Alejandro Martí, calificó como “un premio a la impunidad, un castigo al erario y a las víctimas” la liberación de Raúl Martínez Gutiérrez, El Santero, secuestrador que participó en la mutilación de víctimas y que ahora, con el fallo de un tribunal, puede exigir una indemnización millonaria.

Aseveró a La Razón que “en un debido proceso, los daños se tienen que reponer, pero nunca liberar a los victimarios”.

Tachó como un error que se libere por “cualquier pretexto” a un victimario, toda vez que con esta acción se castiga a la sociedad y “eso no es justicia”.

“Lo que quiero suponer; lo quiero decir claro, es que cualquier problema del debido proceso que se genere contra un victimario, si se libera por cualquier pretexto, se está castigando a la sociedad”, enfatizó.

Indicó que a una persona al que se le sigue un juicio por el delito de secuestro con las pruebas suficientes, “no debe de existir la liberación por un problema de tecnicismo o de debido proceso”.

Refirió que en el único tema en el que está de acuerdo que haya liberación automática, “es cuando la única prueba es la confesional y ésta haya sido coaccionada por una tortura”.

En ese contexto, consideró que el hecho de que hayan actuado mal los Policías de Investigación y Ministerios Públicos en su labor de entregar pruebas para enjuiciar a este sospechoso, no lo exime de ser un criminal.

Puntualizó que hay pruebas extensivas y suficientes para determinar que El Santero es culpable y es un criminal.

A la pregunta de si es válido que se liberara porque el hombre no fue detenido en flagrancia, Martí contestó que “es un absurdo”, porque implica que a todos los presuntos delincuentes se les debe de sorprender en flagrancia.

Y cuestionó: “entonces la investigación y las pruebas ministeriales de qué sirven (…). Si una persona comete un delito y no es capturado en ese momento en que lo realiza, ¿Ya no se le puede detener? Pasamos al tema de los absurdos.