Arraiga PGJ a otros dos agentes

Obama impone tres años de cárcel por no registrar drones
Por:

Por Carlos Jiménez

En el rescate de Coppel, policías mataron a policías. VIDEO

Captura del cómplice de "El Iván". VIDEO

Reconoce Mancera que el operativo Coppel falló. NOTA

Los dos agentes más cercanos al ex comandante de la Fuerza Antisecuestros (FAS) Erasmo de la Rosa, fueron arraigados ayer por presuntamente haber omitido información respecto a la planeación y ejecución del secuestro de Yolanda Cevallos Coppel, así como por su participación en el fallido operativo que derivó en la muerte de la directora de Oceánica y de dos agentes especiales.

Al mismo tiempo, la Procuraduría capitalina busca a un ex elemento de la Policía Federal, al que sólo tienen identificado como Francisco, alias El Hipo. Supuestamente este ex agente, al igual que cuatro judiciales del DF, sabía que una banda de plagiarios raptaría a la mujer y no hizo nada por evitarlo.

Reportes de la PGJDF indican que los policías arraigados anoche son Alejandro Mejía Mariscal y Manuel Ponce Cruz.

Su detención se suma a la de Erasmo de la Rosa y a la del agente de Cuajimalpa Rodolfo Servín.

Según los informes obtenidos por la PGJDF, los cuatro judiciales fueron a recoger la llave con la que la madrugada del 3 de julio abrirían la puerta de la casa de seguridad donde estaba cautiva Cevallos Coppel.

Esta llave les fue entregada luego de que Yeny Fabiola Rosas, una de las plagiarias, se arrepintiera de participar en el rapto y optara por llamar a las autoridades.

En un principio, ella y el ex chofer de la familia Coppel, Gilberto Acevedo, decidieron buscar a los policías judiciales y al ex federal para darles los datos sobre la planeación del rapto.

Al final, acordaron apoyarse en los agentes locales que supuestamente les ofrecieron ayudarlos una vez que rescataran a Yolanda Cevallos.

A pesar de que De la Rosa contaba con esa llave, el día que realizó el operativo abrió la puerta de un golpe.

Antes había ordenado que las patrullas se estacionaran justo afuera de la casa de seguridad en Xochimilco.

Entre el ruido de las patrullas y del portazo, el secuestrador Sergio Flores Caballero se despertó y comenzó a disparar. En el fuego cruzado murieron los agentes Julio Rincón y José Antonio Moreno.

En la solicitud de arraigo de Mejía Mariscal y de Ponce Cruz se establece que a pesar de que contaban con dicha información ninguno de ellos dio aviso a los mandos superiores.

Supuestamente ambos sabían cuántos hombres y mujeres había dentro de la casa encargados de cuidar a la secuestrada.

Además conocían los tipos de armas que tenía el secuestrador: un rifle y una pistola. Ninguno de estos detalles lo compartieron con el resto de los agentes que participaron en la movilización del pasado 3 de julio.

Exigen fondos antisecuestro

El PRI en el Senado exigirá una explicación al gobierno federal sobre el recorte de 384 millones de pesos que serían destinados a los estados para constituir los grupos antisecuestros y urgió al presidente Felipe Calderón a que dichos recursos se repongan de inmediato.

El senador priista Pedro Joaquín Coldwell afirmó que el anuncio de cancelar la partida por parte del secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Jorge Tello Peón, en la reunión de procuradores la semana pasada en Mérida, sólo muestra una falta absoluta de congruencia y sensibilidad, sobre todo con la gravedad que ha alcanzado el secuestro en México.

“Nos parece una enorme incongruencia por parte del Ejecutivo que en el momento en que el país está sufriendo más por este flagelo y que México tiene una de las tasas más altas de crecimiento de los secuestros en el mundo, se cancele esta inversión”, sostuvo.

Por Eunice O. Albarrán

Erasmo filtró información

Redacción/La Razón

Desde hace 12 años el ahora ex comandante antisecuestros Erasmo de la Rosa tuvo problemas legales dentro de la PGJDF. En 1997 fue acusado de ayudar a escapar a su primo —que también era policía judicial— y que era buscado por abuso de autoridad y extorsión. El familiar finalmente huyó.

En los archivos de la PGJDF se detalla que en 1997, cuando el jefe de la Policía Judicial era el general Luis Gutiérrez, Erasmo de la Rosa estaba asignado a la Dirección de Investigaciones de la dependencia. Parte de sus labores era la de “cumplimentar” las órdenes de aprehensión y presentación que giraran los jueces o los Ministerios Públicos.

En aquel año Ismael de la Rosa, primo de Erasmo de la Rosa, se desempeñaba como subdirector de Investigaciones, bajo el mando de Emilio Gómez.

Los reportes indican que una serie de denuncias propició que un juez emitiera una orden de detención en contra de Ismael de la Rosa, a quien apodaban El Indio. Al comandante se le acusaba de los delitos de abuso de autoridad y extorsión. Según se dijo, al tener acceso a las solicitudes emitidas por los jueces y los Ministerios Públicos antes de que éstas fueran ejecutadas, Erasmo de la Rosa pudo avisarle a su primo que un grupo de agentes iría a detenerlo.

El “pitazo” permitió a Ismael de la Rosa escapar de las autoridades que buscaban cumplir con la orden de detención. Tras la fuga, Erasmo de la Rosa fue investigado por la Procuraduría por la fuga de información. Sin embargo, no pudo comprobarse que fue él quien dio aviso al subdirector de Investigaciones.

fdm