Sábado 19.09.2020 - 23:26

Bajas condenas por no ser peligrosos

Bajas condenas por no ser peligrosos
Por:

Redacción/La Razón

Las sentencias que van de los 28 a 47 años de cárcel impuestas a los plagiarios y asesinos de Hugo Alberto Wallace, las cuales su madre, Isabel Miranda, consideró como “migajas de justicia”, fueron establecidas en función de que tanto las autoridades federales como las capitalinas reportaron que los secuestradores no tienen antecedentes penales o una alta capacidad criminal.

Según el fallo de la causa penal 35/2006, Augusto Octavio Mejía, Juez Décimo Séptimo de Distrito en el Reclusorio Norte, estimó que el rango de castigo a los acusados del secuestro y muerte de Wallace debía ser establecido entre los 20 y 70 años de cárcel, sin considerar otros delitos.

El juez justificó su decisión en informes de la PGJDF, la Subsecretaría del Sistema Penitenciario capitalino y la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSPF), los cuales indican que los acusados no tienen antecedentes penales y que su capacidad criminal no era alta.

La sentencia dictada contra Juana Hilda González, condenada a 20 años de prisión por secuestro, tomó en cuenta que dio información para encarcelar a sus cómplices y que no registró ingresos anteriores a prisión, según los documentos remitidos al juez por el Registro Nacional de Identificación de Sentenciados, de la SSPF, la Subsecretaría de Sistema Penitenciario del DF y la ficha signalética de Servicios Periciales de la PGJDF.

Mientras que a los hermanos Tony y Alberto Castillo Cruz, condenados a 39 años 9 meses de prisión, la condena impuesta por secuestro fue de 26 años 3 meses de cárcel, debido a que también se informó al juzgado que ninguno tenía registro de antecedentes

penales.

Aunque una condena como la del ex comandante de la Policía Ministerial de Morelos César Freyre Morales podía llegar a 70 años, éste fue sentenciado a 47 años 3 meses de prisión, pero por el secuestro sólo le impusieron 32 años 6 meses.

fdm