Con los cadáveres de sus plagiarios hallan a 2 niñas de secundaria pública

Con los cadáveres de sus plagiarios  hallan a 2 niñas de secundaria pública
Por:
  • carlos_jimenez

Vanessa y Daniela son dos primas de apenas 13 años de edad, que viven en Iztapalapa. Sus padres no son adinerados. Ellas estudian en una secundaria pública… aún así, el lunes de la semana pasada una banda de secuestradores las raptaron a unas cuadras de su casa cuando iban caminando rumbo a la escuela.

Los delincuentes que se las llevaron querían medio millón por dejarlas libres.

La madrugada del martes esos plagiaros se pelearon entre sí, dos de ellos murieron, el resto huyó, y a las niñas las dejaron encerradas en la casa de seguridad.

De acuerdo con los reportes de las autoridades capitalinas, las primas pasaron ocho días encerradas en un cuarto ubicado en la parte alta de una casa de la colonia Paraje San Juan. Ahí las mantuvieron amarradas, con los ojos vendados y tiradas en el piso.

La casa en el que permanecieron en cautiverio, estaba a sólo 10 minutos del lugar donde las raptaron, ahí mismo, en el delegación Iztapalapa.

A ellas se las llevaron la mañana del lunes, de la colonia Leyes de Reforma Segunda Sección, detalla la Carpeta de Investigación CI-FIZP/IZP-8/UI-3C/D/4000/12-2016. Un grupo de hombres que iban en una camioneta tipo Van, dorada y con vidrios polarizados las raptó cuando estaban por llegar a la Secundaria Técnica Número 91.

El director de la Escuela, Juan José Ávila supo de ello y le avisó a la madre de una de las niñas.

Desde entonces su familia y personal de la Procuraduría capitalina negociaron con esos plagiarios para que las regresaran con vida. Los días pasaron y eso no sucedía.

Sin embargo, los integrantes de la banda de secuestradores tuvieron una discusión entre ellos. La madrugada de este martes, un vecino escuchó disparos en la casa de la colonia Paraje San Juan y pidió ayuda a la Policía.

Agentes de la Secretaría de Seguridad Pública llegaron en dos minutos y entraron al lugar.

Los elementos de la dependencia que encabeza Hiram Almeida encontraron ahí en la parte alta de la casa a Vanessa y a Daniela. Estaban atadas, tenían algunas prendas en la cabeza y cinta adhesiva para taparles los ojos.

En la parta baja de la casa quedaron los cadáveres de dos de sus plagiarios. Uno estaba amarrado de pies, manos y con el rostro encintado. El otro presentaba algunos balazos.

Los policías capitalinos ayudaron a las pequeñas y pidieron el apoyo de una ambulancia para que las revisaran.

Los reportes médicos indican que ambas presentaban conjuntivitis y desnutrición. Tras liberarlas, los uniformados las llevaron a las instalaciones de la Procuraduría capitalina.