Dejan gruas ganancias millonarias al GDF

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Notimex

El arrastre de vehículos al corralón representa un negocio redituable, principalmente para el Gobierno del Distrito Federal, pues las ganancias por infringir el Reglamento de Tránsito Metropolitano (RTM) ascienden a 162 millones 888 mil 750 pesos durante el primer semestre de 2009.

Los datos más recientes de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) obtenidos a través de una solicitud de acceso a la información pública, revelaron que 217 mil 185 vehículos han sido remitidos a los 39 depósitos.

El reporte detalló que, entre enero y junio, marzo fue el mes con más remisiones, en ese periodo se registraron 43 mil 165 arrastres, es decir un promedio al día de mil 102 vehículos.

En cuánto a los depósitos con mayor índice de ocupación, los corralones Obrera, Río San Joaquín y Centro Histórico encabezan el listado con 53 mil 955 autos del total referido.

Hay cuatro empresas concesionadas: Construcción y Diseño de los Angeles S.A. de C.V, Transperc S.A. de C.V, Grupo Conagra y Fernando de José Federico Ramírez, éstas cuentan con 165 grúas de las 226 autorizadas para utilizarse en las 16 delegaciones de la capital.

El gobierno de la ciudad cobra por el arrastre de cada vehículo cinco días de salario mínimo, es decir 294 pesos; además hay que gastar en el servicio de la grúa que cobra 423 pesos.

A este gasto se le suma el costo por el lugar que ocupa en el corralón, es decir 30 pesos por día.

El total de la multa básica al estar mal estacionado o en doble fila es de 747 pesos.

Según la versión de un conductor de las grúas, David Sánchez, "por cada carro a las empresas concesionadas se les entrega 200 pesos más IVA, como existen distintos contratos para llevar a cabo el levantamiento y arrastre vehicular, el GDF sólo paga comisiones a las concesionarias".

En tanto, en la Secretaría de Seguridad Pública aseguran que los gastos de operación de sus grúas ya están incluidos en el presupuesto de la dependencia.

Sin embargo, el calvario de ir a recoger el vehículo al corralón no termina con el pago, algunos automovilistas sufren abusos y robos del personal que labora ahí. Héctor Martínez, quien fue víctima de la situación hace una semana, afirmó que las grúas son un doble robo.

"Una grúa se llevó mi auto por estar mal estacionado, cuando llego a pagar la multa me piden mi tarjeta de circulación, voy a sacarla al coche y me doy cuenta que el espejo del lado derecho ya no estaba, entonces les reclamo", señaló.

Al continuar su relato, agregó: "sé que cometí un error y debo pagar por eso, pero quién me va a pagar mi espejo, nadie respondió, se hicieron los locos y no se vale".

La solución viable para evitar el arrastre del vehículo, añadió, es darse cuenta al momento que la grúa lo va a enganchar y pagar la multa con los policías que acompañan al operador. El pago únicamente se efectúa con tarjeta de débito o crédito en la terminal que acompaña a los elementos policiacos.

Alejandra Alvear, conductora de un Seat Ibiza, compartió su experiencia y denunció que cualquier excusa es suficiente para que los policías pidan mordida.

"Estaba estacionada sobre Horacio, en Polanco, fui a visitar a una amiga y estacioné mi coche frente a su casa, después de un rato me percaté que una grúa se lo estaba llevando, salimos corriendo y le pregunté la razón, nunca me supo responder.

"Al final me dijo simplemente que no me podía estacionar ahí, pero había dos soluciones: ir al corralón por él o pagar una multa de 300 pesos, pero a la vuelta de la esquina, me indicó".

Alvear agregó que en ese momento "le dije que si me iba a dar un recibo que comprobara mi pago y con una risa burlona me contestó que no, ese dinero era para su bolsillo". Josué Balcázar, quien esperaba en el depósito vehicular en Buenavista, también expresó su descontento por el maltrato y lentitud de los trámites.

"Llevo cinco horas esperando a que terminen de realizar los trámites, agrégale otra media hora para ir a pagar, más otra hora en sacar el coche", subrayó.

Balcázar detalló que "no fui a trabajar y dejé de hacer los pendientes, lo que yo no entiendo ni me explico es por qué el gobierno no busca otra manera de pagar y agilizar todo. Sería más fácil para ellos y para nosotros".

De acuerdo con datos de la Secretaría de Transportes y Vialidad (Setravi), las avenidas donde se registran más multas son: Fray Servando Teresa de Mier, en el tramo Eje Central hacia Galindo y Villa y Calzada de Tlalpan.

Sigue Dejan grúas ganancias. tres y última. Tlalpan También se registra un alto número de infracciones en Norte 45, en su tramo de avenida Ceylán a Vallejo, Anillo Periférico, y Avenida Revolución, en el tramo de Viaducto a San Jerónimo.

"Es ilógico que sólo 10 calles tengan la tercera parte de todas las multas del Distrito Federal, pero siempre se ha sabido que esto es un negocio y las mandan donde saben que pueden llevarse más carros al corralón", dijo Pedro Molina.

Esta persona que conduce un automóvil Platina aseguró que este año ya fue trasladado en tres ocasiones al depósito de Avenida Fray Servando.

Menos de medio minuto le lleva a una grúa enganchar, levantar y arrastrar un vehículo.

Al conductor le toma en promedio 12 horas realizar los trámites, pagar la multa y sacar su automóvil de un corralón, aseguró.

Para que los conductores reporten sus quejas contra los abusos del personal de las grúas, la SSP pone a disposición de la ciudadanía los números telefónicos 50-04-41-65, 57-09-37-21 y 57-09-37-22.

vms