El petista le da chamba a su hijo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Por Nayeli Gómez

Rafael Acosta, Juanito, jefe delegacional electo en Iztapalapa, ya comenzó a imponer sus condiciones para renunciar al cargo y entregárselo a la ex candidata perredista, Clara Brugada.

La primera condición fue que dos de los cuatro integrantes de la Comisión de Transferencia, encargada de la entrega-recepción en la demarcación política, fueran de su equipo de trabajo, quienes desde la semana pasada lo acompañan en los recorridos “ciudadanos” por las colonias de Iztapalapa.

En el gabinete de asesores y ahora equipo de transición, se encuentra su hijo Carlos Rafael Acosta Avendaño, quien desde su triunfo ha asumido las tareas de Comunicación Social y coordina las entrevistas de su padre. Asimismo, impulsó a María Teresa Torres.

En el documento entregado y firmado por Rafael Acosta como jefe delegacional electo de Iztapalapa, con fecha de 4 de agosto, fue dirigido al actual delegado, Longinos García, a quien solicita se inicien los trabajos para “la transferencia de los documentos e informes que contengan los estados que guardan los recursos financieros, humanos y materiales.

“Asimismo solicito de la manera más atenta nombre a los funcionarios que integran la comisión por parte de la jefatura delegacional”, dice el oficio con número 05031.

Acosta también designó a Brugada como coordinadora de esa comisión, y a Ernestina Godoy, quien desde hace meses es parte del equipo de la perredista.

Además de cobrar las dos primeras quincenas como delegado, otra de las condiciones es que Liliana Zayas –su cercana colaboradora– ocupe un cargo en la administración delegacional.

asc