Escasez de agua: Amieva descarta colapso... pipas irán escoltadas

Escasez de agua: Amieva descarta colapso... pipas irán escoltadas
Por:

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva, aseguró que la capital podrá hacer frente a la contingencia de desabasto de agua del 31 de octubre al 4 de noviembre, sin que exista algún tipo de colapso.

“Vamos a transitar este corte de agua; no va a existir ningún colapso, algún tipo de desabasto que impacte de manera fuerte”, aseveró el mandatario.

Explicó que habrá un operativo especial de acompañamiento para que las 930 pipas, con las que se tiene previsto abastecer a 500 colonias que resultarán afectadas, puedan llegar a su destino. Para ello, el gobierno de la ciudad activará 930 vehículos, que pueden ser motocicletas o patrullas y que estarán a cargo de la Contraloría, las cuales acompañarán a las pipas durante las cuatro cargas, distribuciones y viajes que realice cada una. Comentó que, en caso de ser necesario, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) podrían escoltarlas.

[caption id="attachment_813920" align="alignnone" width="696"] Gráfico: La Razón de México[/caption]

“Para agilizar el tránsito y para que lleguen más rápido, obviamente, y para que sean destinadas al espacio, contaremos con el acompañamiento de Secretaría de Seguridad Pública”, dijo, tras encabezar la presentación del Análisis Histórico de los Beneficios de la Salud Asociados a una Mejor Calidad del Aire.

El Jefe de Gobierno señaló que la distribución de las pipas será determinada por zonas y las estarán priorizando, desde la base de mando que se pondrá en marcha durante esos días, de acuerdo al porcentaje del corte que se tenga en las 13 demarcaciones afectadas.

Reiteró que previo al corte subirán la presión del agua hasta un 15 por ciento más de lo habitual, para que las unidades habitacionales, los edificios de la infraestructura pública, los negocios y la ciudadanía en general cuenten con agua suficiente al iniciar el corte.

Respecto al corte total que sufrirían los habitantes de cuatro alcaldías y que, tras una actualización quedó en sólo dos: Miguel Hidalgo y Cuauhtémoc, explicó que se debió a que durante los días de la contingencia la Comisión Nacional de Agua (Conagua) y el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) darán mayor presión en el sistema Lerma; por lo tanto, Álvaro Obregón y Cuajimalpa  tendrán un corte parcial.

[caption id="attachment_813921" align="alignnone" width="1023"] Gráfico: La Razón de México[/caption]

Señaló que, una vez concluidas las obras, se prevé un periodo de entre 20 y 36 horas para que se incremente la presión del agua necesaria para el llenado del Sistema Cutzamala y comience el proceso de recuperación y abastecimiento.

En cuanto a la decisión de no suspender las clases, Amieva Flores dijo que tomaron en consideración, junto con el secretario de Educación Pública federal, Otto Granados, que la mayoría de las escuelas cuentan con infraestructura de almacenamiento de agua. Asimismo, añadió que los padres de familia expresaron a las autoridades que, debido a sus actividades laborales, se les imposibilitaba el cuidado de los menores, razones que sumaron a la resolución de continuar las actividades escolares durante la contingencia.

Desabasto puede derivar en violencia, advierten

El recorte de agua que sufrirá la Ciudad de México a finales de este mes podría derivar en actos violentos y de inseguridad en colonias donde el suministro es limitado y la repartición no está garantizada, aseguró la diputada local de Morena Marisela Zúñiga Cerón.

“Hemos tenido casos muy tristes y muy lamentables, como los casos que se vivieron de  secuestros de pipas con pistola en mano”, expresó.

La legisladora comentó que, en lo que va del año, se han registrado 6 recortes y no hay un protocolo por parte del Gobierno local que garantice que las pipas lleguen a su destino.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Gestión Integral del Agua, María Guadalupe Aguilar, coincidió que se debe analizar con cuidado el tema de la seguridad para evitar que se repitan hechos violentos.

Sugirió hacer un protocolo en la materia y propuso el acompañamiento de la policía, aunque consideró que sería insuficiente por el número de las pipas.

“No es que sea un problema de inseguridad para la gente, el problema es que no hay seguridad de que las pipas lleguen a la personas que están solicitando este abasto; si ya no hay más pipas es ahí cuando la gente empieza a secuestralas”, expresó.

Con información Cristian Núñez