Viernes 14.08.2020 - 03:27

Frustran rescate de un detenido en la Obrera

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

Planearon todo en las calles de Aragón. Ahí, donde presumen ser miembros de La Familia Michoacana, tres hombres acordaron ir al Ministerio Público federal de la delegación Cuauhtémoc para liberar a uno de los suyos que estaba detenido. Pero el plan les falló: uno de ellos murió, otro fue detenido y la persona a la que rescataron acabó herida y reaprehendida.

Poco menos de 10 minutos le duró la libertad a Carlos Esquivel Orozco, un hombre de 44 años, que aparentemente tiene un hermano encarcelado en el penal de máxima seguridad de El Altiplano, llamado Amador Esquivel Orozco.

A Carlos, quien vive en los límites entre el DF y el Estado de México, lo atraparon la tarde del viernes en calles del Centro Histórico.

Aunque tres de sus cómplices lo rescataron, un operativo de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, lo recapturó a siete kilómetros de ahí.

Eran las 04:20 de la mañana de ayer cuando Mauricio Flores, agente de la SSP-DF, apoyaba en la custodia de la agencia del MP federal, ubicada en la calle Chimalpopoca número 100, en la colonia Obrera. A esa hora llegaron tres hombres que afirmaban ser abogados. Iban a ver a un sujeto detenido por transportar un rifle R-15 y relacionado con el expediente PGR/DDF/SZC/CHIMAL/399/2015-05.

En realidad se trataba de tres cómplices con los que vive en la colonia Campestre Aragón. Los mismos que, a decir de los vecinos de la zona, se dicen miembros de La Familia Michoacana. Los tres entraron, pero entonces sacaron un par de pistolas y sorprendieron a César González y Rafael Navarrete, dos policías federales que cuidaban al detenido.

Aprisa lo sacaron de las galeras. En ese momento se desató un tiroteo al que se sumaron elementos de la Policía de Investigación.

El agente del DF Mauricio Flores no tenía arma, sólo llevaba puesto chaleco blindado y su radio. Aun así se acercó para ver qué pasaba. Uno de los tres hampones cayó abatido dentro de la misma agencia. Los otros huyeron con el preso. Ahí quedó herido también el federal Navarrete. Recibió un tiro en el abdomen.

Al ver lo que sucedía, el uniformado Mauricio Flores tomó su radio y pidió apoyo para buscar a los sujetos.

En minutos se coordinó el operativo. En al menos 20 colonias comenzó la búsqueda de aquel auto Mazda rojo que tenía las placas tapadas.

Fue hasta la colonia Bondojito, en la delegación Gustavo A. Madero, a unos siete kilómetros de la agencia, donde el agente de la SSP Jaime Ríos los vio pasar a toda velocidad.

Junto con sus compañeros les cerraron el paso al carro rojo. De nuevo se enfrentaron a tiros. Carlos Esquivel recibió dos balazos, pero ninguno de gravedad. La pistola dorada que llevaba en la mano ya no pudo usarla.

A otro de sus cómplices, identificado como José Antonio Manrique Hidalgo, lo atraparon ahí mismo; el otro los abandonó.