Incumple 55% de conductores sancionados con quitar chicles

Incumple 55% de conductores sancionados con quitar chicles
Por:

Como parte de las sanciones por el programa de Fotocívicas en la Ciudad de México, 111 personas se han registrado entre el 3 de septiembre y el 5 de noviembre para cumplir horas de trabajo comunitario retirando chicles del piso en el primer cuadro del Centro Histórico; sin embargo, menos de la mitad han cumplido la sanción.

De acuerdo con información de la Consejería Jurídica de la Ciudad de México y de la Autoridad del Centro Histórico (ACH), únicamente 50 han realizado las entre dos y 10 horas de trabajo comunitario, es decir, 45 por ciento.

Te puede interesar: Con pintas y marcha, feministas denuncian acoso y violencia en la UNAM

Según la normatividad vigente, los automovilistas que no asisten al trabajo comunitario pueden reagendar la fecha; sin embargo, corren el riesgo de no alcanzar lugar antes de la fecha en la que les corresponde realizar la verificación; trámite que no podrán realizar si arrastran las sanciones.

Pese al nivel de inasistencia, Dunia Ludlow, titular de la ACH, aseguró que el programa para retiro de chicles ha sido exitoso, pues se han logrado retirar gomas de mascar pegadas al piso próximo a las oficinas del Antiguo Palacio del Ayuntamiento y el área conocida como “Los Arcos”, donde se encuentran negocios de joyerías.

“Nosotros tenemos el equipo para retirar los chicles y lo que hicimos fue sumar el esfuerzo a través de las Fotocívicas para que este equipo que ya tenemos fuera operado por los infractores”

Dunia Ludlow

Titular de la ACH

“Nosotros tenemos el equipo para retirar los chicles y lo que hicimos fue sumar el esfuerzo a través de las Fotocívicas, para que este equipo que ya tenemos fuera operado por los infractores, con la supervisión nuestra, y con eso pudiéramos avanzar (…). Hasta el momento, la incorporación ha sido exitosa, desde nuestro punto de vista”, afirmó.

En entrevista con La Razón, señaló que persisten los malos hábitos en el manejo de residuos, incluidos los chicles, pues en esa zona de la capital se llegan a tener hasta 200 mil gomas de mascar pegadas tan sólo en la calle de Madero y en el circuito de la Plaza de la Constitución, lo que demuestra que es una conducta que no se ha logrado inhibir y no es castigada, a pesar de ser equiparable con tirar basura; falta que sí está inscrita en la Ley de Justicia Cívica.

De acuerdo con información de la Consejería Jurídica, aunque tirar chicles en la calle sí puede ser sancionado, es difícil que algún policía detecte a los responsables de hacerlo y por ello no hay personas remitidas a los juzgados cívicos.

Ludlow precisó que, anteriormente, retirar chicles costaba hasta tres pesos por cada uno, pero con las Fotocívicas y la adquisición de 10 máquinas especiales, el retiro no le cuesta nada a la ACH.

Cuestionada acerca de la propuesta de Teresa Ramos, diputada del Partido Verde Ecologista en el Congreso de la Ciudad de México, quien el martes pasado propuso multar con hasta 16 mil 898 pesos a quien tire chicles, Ludlow aseguró que es una iniciativa que ya ha sido presentada en otras Legislaturas; sin embargo, consideró que antes de pensar en este tipo de sanciones, se debe trabajar en concientizar sobre la generación y tratamiento de residuos sólidos en la capital.

La funcionaria recordó que en la administración pasada operó un programa piloto llamado “Tira el chicle en el bote”, con el cual se colocaron recipientes cilíndricos en el corredor de la calle Francisco I. Madero para que los transeúntes depositarán sus chicles ahí, en lugar de tirarlos en la calle, para su posterior reciclaje.

Al respecto, Ludlow informó que no existe registro de si funcionó o no el programa, pues incluso las empresas que reciclan la goma de mascar ya no existen; sin embargo, dejó abierta la posibilidad de reactivar la medida, únicamente si se encuentra a una empresa que sepa reciclarlos.

“Si Madero está limpia de chicles es porque nosotros entramos todas las noches con hidrolavadora caliente a quitarlos; realmente no sabemos si el tema de los contenedores inhibía que tiraran los chicles. La empresa ya no existe y hasta ahora no hemos encontrado a alguien que pueda reciclar este tipo de materiales para darle otro uso”, dijo.