Desplome de Metro

Línea 12 del Metro: Colapso pudo deberse a sismos, plantea experto

Un metro elevado corre peligro de desestabilizarse, asegura especialista en mecánica de suelos; la ruta tiene deficiencias estructurales, dice

11-2
Las deformaciones son visibles también en estructuras de otras líneas.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Karla Mora

Parte de los daños en la estructura que colapsó en la Línea 12 del Metro pudo deberse al efecto de sismos en la zona, advirtió Álvaro Martínez, ingeniero especialista en mecánica de suelos.

Explicó que la capital tiene una peculiaridad respecto a los terrenos, porque cuenta con suelos blandos y duros, los cuales se comportan de distintas formas.

En cualquier tipo es posible construir; es decir, que el tipo de suelo no es una limitante; lo importante es tener las soluciones a lo que de primera vista podría ser una complicación, subrayó.

“En el caso de una obra lineal, como lo es el Metro, cruza muchas configuraciones de suelo, por lo que no se comportará igual en todos los sitios. Al ser tan variable el suelo, hace falta conocerlo bien; por ejemplo, en el caso de las zonas donde los suelos son muy blandos (como en Tláhuac), hay que buscar soluciones para que la estructura mantenga su comportamiento mecánico adecuado y donde hay suelos que mecánicamente se comportan mejor, pues, a lo mejor la cimentación o la estructura proyectada no es tan complicada o no requiere una inversión mayor”, dijo en entrevista con La Razón.

El ingeniero Martínez, quien trabaja para la empresa Geotecnia y Vías Terrestres de México, expuso que donde los suelos son malos se requiere hacer cimentaciones profundas y, en suelos buenos, solamente se hacen soluciones superficiales con suficiente capacidad para soportar la carga de la obra.

Respecto a lo ocurrido en la Línea 12, señaló que si bien hacen falta los peritajes para determinar las causas de lo ocurrido, es visible que la ruta tenía varias deficiencias desde el inicio y ésas no son debidas al suelo, sino que son ya de lo que va en la estructura.

Aunque mencionó que no especulará sobre si lo ocurrido el lunes pasado se debió a un mal diseño, una mala construcción o a un mal mantenimiento, consideró que parte de los daños en la estructura pudieron deberse al efecto de movimientos telúricos en la zona.

“Pudo haberse dañado la estructura por un movimiento sísmico, pero de primera vista yo no podría asegurar que esa fue la causa. Justo para eso, en los peritajes nuevamente debe de verificarse las condiciones de diseño y la mecánica de suelos, y ahí la mecánica solamente va a decir si lo que se propuso en la estructura y la cimentación fue adecuado; pero eso será sólo una parte”, aseguró.

Cuestionado sobre qué tipo de Metro es el más apto para la capital del país, el subterráneo o el elevado, el ingeniero señaló que ambos modelos tienen sus ventajas y sus complicaciones.

Por ejemplo, el subterráneo, si bien tiene mayor estabilidad, sus costos son más elevados e implicaría modificaciones en cuanto a vialidades; en tanto que el elevado significaría menos modificaciones a la vialidad, pero supone un riesgo de que pueda desestabilizarse, concluyó.