Ningun robo en Uber; en taxis ya suman 560

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Para que su hija Samanta llegara tranquila a casa durante la noche, Ana Lilia buscó un taxi. Lo detuvo en calzada de Tlalpan, cerca de la estación Chabacano del Metro, y mandó en él a su pequeña de 15 años.Pero la seguridad que buscaba, se convirtió en su mayor pesadilla: a Samantha la raptó el chofer de la unidad y después de golpearla y amenazarla la violó... al final, la arrojó lesionada en una calle solitaria.

Su caso ocurrió hace una semana y quedó registrado dentro de la averiguación previa FDS/FDS-6/T3/193/15-04 de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

La dependencia ya le sigue la pista al chofer del taxi Nissan Tsuru, color blanco con dorado en el que se produjo la agresión y tienen avances para detenerlo.

El ataque que sufrió Samantha forma parte de las 12 denuncias presentadas este año por mujeres que fueron violadas a bordo de taxis en la Ciudad de México.

De acuerdo con la Fiscalía para delitos Sexuales, en 2014 fueron 22 las víctimas que sufrieron ataques sexuales a manos de los choferes en algún taxi. Es decir, en promedio cada dos semanas se reportó una agresión similar.

Contrario a lo que sucede con los taxis que circulan en la ciudad, la PGJDF no ha recibido denuncias por algún delito cometido en las unidades de Uber.

A decir de funcionarios de la dependencia, no cuentan con registros sobre ataques sexuales, violaciones o robos con y sin violencia ocurridos a bordo de este tipo de vehículos.

Y es que los robos con violencia a bordo de los taxis color dorado, rosa o blanco del DF son un delito de alto impacto que ocurre constantemente.

Las cifras revelan que en promedio se reportan entre 15 y 16 asaltos con violencia en taxis al mes; es decir, cada dos días una persona sufre un asalto.

También hay robos sin violencia en estos automóviles. Según las estadísticas, son en promedio siete las denuncias que se presentan de manera mensual.