Domingo 12.07.2020 - 18:53

“No importa si eran periodistas o colombianos, eran nuestros vecinos”

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Leonardo Carbajal La Razón

Desde el sábado, Martha tenía la intención de ir a colocar una ofrenda floral al improvisado altar que recuerda a las víctimas del multihomicidio ocurrido en la calle Luz Saviñón, en la colonia Narvarte.

Sin embargo, apenas ayer tuvo la oportunidad de llevar unas flores y encender unas veladoras para Rubén, Nadia, Alejandra, Yesenia y Mile Virginia, las personas asesinadas en un departamento del edificio marcado con el número 1909.

Del altar improvisado que periodistas, activistas, vecinos y personas que pasaban por la calle de Luz Saviñón levantaron frente al edificio, sólo quedan algunas flores secas, cera en la banqueta y tres fotografías rotas y quebradizas de Rubén que alguien imprimió y pegó en un poste en el que también hay anuncios sobre mascotas extraviadas y servicios de plomería y refrigeración.

Irónicamente, luego que el altar fue retirado de ese punto, ahora está al pie de la cámara de vigilancia que captó la salida de los tres presuntos asesinos de los jóvenes el pasado 31 de julio, y se extiende hasta la esquina opuesta con flores, decenas de veladoras y mensajes escritos en post it y hojas en las que la tinta se ha desvanecido por la lluvia registrada los últimos días.

“Como sea, eran nuestros vecinos”, dice Martha, una mujer de mediana edad que llega al lugar con un ramo de flores, “no importa si uno era periodista y la otra colombiana. Finalmente nosotros vivimos aquí”.

La mujer, quien refiere que apenas la semana pasada alguien se metió al edificio donde vive y robó un tanque de gas, considera que el ambiente en las inmediaciones del lugar es tenso.

Otros vecinos, como Diego, quien llegó de Guadalajara hace un par de años, asegura que el ambiente es diferente desde lo ocurrido.

“Todos en las calles andan más callados, con miedo”, dice.

“Robo de autopartes, asaltos, robo de autos, eso es cosa de todos los días aquí en la colonia ¿pero algo así como esto? No”, opina Malena, una mujer de unos 60 años.

Sin importar los resultados que arrojen las investigaciones, los vecinos entrevistados desconfían de las autoridades, pues consideran que desde un principio su trabajo ha sido cuestionable.

“Primero dicen una cosa, luego otra. No importa lo que ocurra, ya cada quien se hizo su opinión”, reconoce Malena, quien junto con sus vecinos habla sobre el multihomicidio en una lavandería de la calle Romero de Terreros.

Pero ésta no es la primera vez que un escándalo de este tipo conmueve a los habitantes de la colonia, una de las más cosmopolitas de la Ciudad de México, y que, según datos de la Procuraduría capitalina, ocupa el tercer lugar en el DF por delitos de alto impacto con 224.2 denuncias en el primer semestre de 2015.

En 2009, el hallazgo de los cuerpos de dos mujeres en una camioneta estacionada en la esquina de Pestalozzi y La Morena intranquilizó a los vecinos.

“Nos dimos cuenta por el olor que salía del vehículo”, recuerda Max, un estadounidense que trabajaba en la calle La Morena.

La diferencia ahora, señala Ramón, un vendedor barbacoa en la esquina de Zempoala es que los vecinos han mostrado su solidaridad y aflicción.

Ofrecen apoyos a familiares

Lisbette Rosado/ mexico@3.80.3.65

El cuerpo de Mile Virginia Martin, de origen colombiano, quien fue víctima en el multihomicidio en la colonia Narvarte, continúa en las instalaciones del Instituto de Ciencias Forenses.

En comunicado de prensa, la Procuraduría General del Justicia del Distrito Federal precisó que están en espera de que los familiares de la joven arriben a la Ciudad de México, para acompañarlos a cumplir con los trámites de entrega del cadáver, el cual será trasladado a su país de origen.

Por otro lado, la Procuraduría capitalina señaló que se encuentra en trámite el Fondo de Atención y Apoyo a Víctimas para los familiares de las cinco personas asesinadas en la Narvarte.

Para obtener éste, se elaboran los expedientes que contendrán los dictámenes psicológicos correspondientes, cuyos resultados se darán a conocer de manera confidencial.

En este sentido, la Subprocuraduría de Atención a Victimas del Delito y Servicios a la Comunidad brinda asesoría legal a los deudos, para concretar el apoyo al que tienen derecho.

La PGJDF continúa con el estudio de laboratorio de las inspecciones ministeriales realizadas en el departamento de la calle Luz Saviñón, donde ocurrieron los hechos.