Rechaza CMDH matrimonios gay

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

La Comisión Mexicana de Derechos Humanos rechazó las modificaciones al Código Civil en el Distrito Federal que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo y sobre todo la posibilidad de que adopten niños.

La titular de la comisión, María Eugenia Diez Hidalgo, señaló en entrevista que siempre se deben tutelar los derechos de las personas del mismo sexo cuando deciden compartir sus vidas.

En ese sentido indicó que probablemente la Ley de Convivencia del Distrito Federal deba ajustarse para garantizar derechos de propiedad, herencia e inclusive modificar la legislación federal para que se garanticen servicios médicos como IMSS e ISSSTE.

Para Diez Hidalgo la modificación para permitir ese tipo de matrimonio es inadecuada, se realizó "al vapor" y sin consultar las opiniones de la ciudadanía.

Previo al coloquio "Matrimonio entre personas del mismo sexo, reflexiones jurídicas", dijo que el matrimonio es una figura jurídica que debe respetarse, y advirtió que dar el derecho de adopción a parejas del mismo sexo demerita la estabilidad emocional de los niños.

Desde el punto de vista de la especialistas en la nueva legislación capitalina se está pasando por alto el señalamiento de las convenciones internacionales en el sentido de que en la adopción se tiene que ver antes que nada por el bien de los menores.

Reiteró que las parejas del mismo sexo tienen pleno derecho al reconocimiento y protección jurídica como cualquier otro ciudadano, pero esas garantías deben ser tuteladas por la Ley de Convivencia.

A su vez, el investigador de la UNAM, Jorge Adame, sostuvo que la modificación al código civil capitalino es anticonstitucional porque choca con el criterio de que los actos civiles deben ser válidos en todas las entidades.

Esto se debe a que mientras en el Distrito Federal el matrimonio se permite entre personas del mismo sexo, en los estados se especifica que se trata de un acto jurídico entre hombre y mujer.

Adame explicó que se trata de un acto jurídico de naturaleza distinta y ejemplificó así su significado: "es como decir que un elefante es una pulga, sólo porque el legislador así lo califica".

arf