Rescatan policías a 15 migrantes hacinados en casa de Iztapalapa

Rescatan policías a 15 migrantes hacinados en casa de Iztapalapa
Por:

La Policía de la Ciudad de México localizó en la zona oriente de la capital un refugio en donde traficantes de personas ocultaban a migrantes originarios de El Salvador, Honduras y Guatemala para luego llevarlos al Estado de México, y desde ahí a la frontera con Estados Unidos.

Los polleros le cobraban hasta 500 pesos a cada uno de los indocumentados por pasar sólo una noche en este lugar en donde los mantenían hacinados en un par de habitaciones, y no les daban ni agua ni comida.

El dinero que les exigían era la “cuota” para estar ahí por algunas horas mientras esperaban el transporte rumbo al territorio mexiquense.

De acuerdo con reportes de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP) el hallazgo lo realizaron agentes adscritos al sector Teotongo, cerca de la medianoche del domingo.

El informe indica que vecinos de la colonia Xalpa solicitaban ayuda porque en la calle Cerrada Espinosilla, en Iztapalapa, había una mujer tirada en la banqueta junto con un niño. Ambos lloraban y apenas podían moverse.

Cuando llegaron, los uniformados encontraron en el piso a aquella mujer. Se trataba de una joven guatemalteca de 28 años de edad y de su hijo de siete, quienes habían caído desde el segundo piso de aquella casa tras una discusión con otras personas dentro del lugar.

A pesar de la caída de poco más de cuatro metros de altura, Elvia Godoy Alejandro le dijo a los policías que no tenía nada y que su hijo Víctor Alexander Poron tampoco. Según ella, estaba bien y sólo quería irse de ahí.

La realidad es que la joven estaba lastimada, pero temía que la detuvieran.

Al descubrir que ambos eran extranjeros, los agentes capitalinos les solicitaron sus documentos y al mismo tiempo pidieron la presencia de una ambulancia para atender a la mujer y a su pequeño.

Fue entonces que la joven originaria de Guatemala le confesó a los uniformados que en esa casa estaban ocultos  y que ahí mismo había al menos otras trece personas originarias de distintos países de Sudamérica.

Un equipo de paramédicos de la dependencia que encabeza Hiram Almeida, llegó al lugar para atender a la mujer y a su hijo. El doctor Alfonso Pérez y tres médicos más la revisaron y los diagnosticaron policontundidos, aunque no

de gravedad.

Los agentes encontraron dentro de la casa a tres hombres originarios de El Salvador; uno de Honduras y nueve más que llegaron desde Guatemala.

Todos indocumentados y con la idea de llegar hasta la frontera de Estados Unidos.

Las personas que cuidaban la casa se fueron del lugar luego del accidente que tuvo la joven que cayó desde el

segundo piso.

Los mismos paramédicos revisaron a cada uno de los hombres hallados dentro del lugar, y encontraron que la mayoría presentaba signos leves de deshidratación y desnutrición.

Tras atenderlos,  todos fueron llevados a las oficinas del Instituto Nacional de Migración (INM) en donde anoche permanecían en espera de que se determinara su situación migratoria.