Su capitan amenazo al piloto asesinado

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La reunión que Bruno Alberto Hernández Rojas tuvo con sus colegas la tarde del domingo aún seguía en la zona de Aragón. Sin embargo, el joven piloto de Aeromar decidió salirse porque el lunes tenía un vuelo a las 7:00 de la mañana. En casa lo esperaban su hermana y sus papás… pero ya no llegó: lo mataron cuando estaba por verlos.

Su hermana fue la última persona que habló con él. Pasaban de las 8:20 de la noche. Platicaban por teléfono cuando de pronto ella lo escuchó gritar: “¡Ay, cabrón!”. Enseguida escuchó una detonación. La llamada se cortó y ya no se supo más de él.

Fernanda, su novia, lo llamó una y otra vez para saber qué había pasado. Pero él ya no respondió el teléfono.

Para ese momento un grupo de paramédicos se encontraba en los carriles de Circuito Interior, a la altura de Marina Nacional, rompiendo a golpes el cristal de la camioneta BMW en la que viajaba.

Familiares del piloto de Aeromar aseguraron ante las autoridades que no tenía problemas con nadie.

Sin embargo, uno de sus amigos reveló un dato que ya forma parte de la indagatoria: hace un par de semanas un capitán lo amenazó justo cuando se cruzaron afuera de un avión que Bruno Hernández estaba por abordar.

El capitán de Aeromar, identificado como Sergio Rentería, fue quien lo hizo.

“Nos vamos a encontrar pronto, vas a ver. No sabes con quién te metiste”, le dijo a Bruno, según contó uno de sus amigos.

El joven piloto no le reveló el motivo de la amenaza. Sólo les dijo que tenía problemas con ese capitán, pero que creía que no pasaría a mayores.

IBA RUMBO A CASA. Javier Arroza es uno de los amigos de Bruno. Es piloto de Aerounión y fue el primero en llegar al Ministerio Público, se detalla en el expediente FMH/MH-1/T1/01650/15-08.

Según platicó, algunos colegas dedicados a la aviación se reunieron en casa de uno de ellos en la zona de Aragón. Estuvieron ahí desde las 4:00 de la tarde, pero a las 7:00 Bruno se fue.

Tomó su camioneta y se encaminó hacia la zona de Satélite. En el camino fue que habló por teléfono con su hermana para avisarle que ya iba a casa.

Según los reportes periciales, de los cinco balazos que le dispararon dos lo hirieron. Uno en la espalda y uno más en el hombro.

Sin pistas de intento de robo, fue ejecución

El Jefe de Gobierno reitera que se deben endurecer penas por portación de arma; detalla que la investigación la tiene la PGJDF

Por Ivette Gutiérrez

ivette.gutierrez@3.80.3.65

El ataque en el que asesinaron en carriles centrales de Circuito Interior a Bruno Hernández Rojas, piloto de Aeromar, fue directo y las primeras indagatorias indican que no se trató de un intento de robo.

El Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, señaló que “no pareciera un asalto por el número de disparos”. En ello referencia a los cinco impactos que descargaron sobre la víctima.

Añadió que la investigación la tiene la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y que en las próximas horas se tendrán más datos.

Agregó que más allá de eso, sabe que se trata de una víctima masculina, de aproximadamente 27 años, con dos impactos de proyectil de arma de fuego en el cuerpo.

Ante ello, el mandatario sostuvo que pedirá endurecer las penas por portación de arma. “No puede ser que nosotros estemos haciendo detenciones de sujetos que van circulando armados y que esto no tenga ninguna repercusión más allá de una simple caución y otra vez a la calle”.

“Yo creo que la ciudad se tiene que ‘blindar’ de estas situaciones, que la gente sepa que portar un arma en la Ciudad de México no es algo que te permita fácilmente estar en libertad”, consideró el Ejecutivo local.

Por último, Mancera comentó que el porcentaje más altos en los reportes de homicidios dolosos tiene que ver por arma de fuego.