Supera elefanta efectos de sufrir en circo 30 anos de malos tratos

Supera elefanta efectos de sufrir en circo 30 años de malos tratos
Por:

Durante 30 años Elly sufrió maltratos para aprender a dar buenos espectáculos en circo: vivía encadenada de una pata, la alimentaban con bolillos y tenía que soportar un gancho en la quijada para ser amaestrada.

La elefanta fue rescatada en el año 2012 y trasladada al Zoológico de Aragón, donde le construyeron un exhibidor especial y ahora es atendida por expertos en distintas especialidades, desde nutriólogo hasta podólogo.

De vivir encadenada en un limitado espacio, ahora cuenta con un hábitat diseñado con las más altas especificaciones, una dieta balanceada y actividades para entretenerse y divertirse.

Elly fue liberada hace 5 años del Gran Circo Hermanos Vázquez, donde el maltrato frecuente le impidió desarrollar la talla normal de un elefante africano y padecer una fractura en la pata delantera derecha, pero gracias a los cuidados que recibió desde que llegó ha superado esa difícil etapa de su vida.

Ahora desde su dormitorio y un amplio estanque, se muestra amigable con los visitantes, como constató La Razón en un recorrido por su hogar.

Todas los días, a las  7:00 horas, Dagmar Gerdes, responsable de su acondicionamiento físico, llega con ella para practicar diversos ejercicios que la mantienen despierta y activa, en un área techada donde el suelo está acondicionado con caucho para que sus articulaciones no tengan un impacto y así cuidar su pata fracturada.

“Es una elefante muy inteligente y le gusta aprender cosas nuevas, eso ayuda a que no se estrese. Hacemos todo con cuidado y con estímulos positivos”, narra su activador físico.

Elly expande sus orejas, saluda a sus cuidadores, levanta la pata, choca la mano con su trompa y acerca sus juguetes a Gerdes cuando se los pide.

Como premio recibe manzanas, peras, plántanos y  una gran variedad de frutas que recoge con la trompa. Mientras esto ocurre, los cuidadores distribuyen su comida por todo su exhibidor, para que pueda buscarlo durante el día, y de esa manera entretenerse como lo haría en la vida silvestre.

Cuenta con hormigueros y troncos arteriales donde le esconden premios, y de las ramas de los árboles le cuelgan comida dos veces al día.

Al terminar sus ejercicios, llega el momento de la limpieza, le hacen una revisión dental para verificar que sus muelas se encuentran sanas, cepillan su lomo, su cola y sus patas, además revisan que sus uñas estén sanas y, si es necesario, le realizan pedicure tres o cuatro veces al año.

“Por su tipo de piel es necesario que sus patas estén intactas, ya que una lesión tardaría meses en curarse, por eso tenemos sumo cuidado” explicó Gerdes.

Elly no tiene problemas en recibir esta atención, con un silbido sabe que tiene que cambiar de lado para limpiar sus costados, abre la boca y levanta la cola o las patas para quedar limpia.

“Aunque eso no dure mucho tiempo y la mayoría de las veces corra a su arenal para aventarse tierra por todo el cuerpo o se acueste en su cama de arena, nosotros lo hacemos porque sabemos que lo requiere, y si un día no está de humor, pues lo dejamos pasar,”, dice su cuidador.

Además cuando detectan algún malestar le realizan exámenes médicos.

“Cuando le sacamos sangre lo hacemos de la parte trasera de su oreja, acá tiene una venas muy grandes y su piel es menos rugosa, lo que nos facilita el proceso”.

La elefanta de Aragón está en plena juventud, tiene 35 años de edad, de los 60 que se calcula llegan a vivir los ejemplares de esta especie, y quizá, pronto tenga compañía con quien compartir su espacio.

Nace en Africam Safari elefante africano

En la reserva animal Africam Safari de Puebla, por primera vez nació un elefante africano; tras 22 meses de gestación, pesó 75 kilos y midió 80 centímetros.

Según Frank Carlos Camacho, director del parque de conservación Africam Safari, dijo que  en cuanto nació el animal, fue separado de toda la manada y colocado en una habitación únicamente con su madre.

Después de un mes de haber convivido únicamente con su madre, la cría fue llevada hacia la reserva en que se encuentran los demás paquidermos, para que se desarrolle plenamente como si estuviera en su habitad.

El elefante, a diario incrementa un kilogramo en su peso, debido a la comida y leche ofrecida por su madre, lo que califican los veterinarios del lugar como una evolución saludable.

Este elefante que nació el 16 de mayo, dentro de la Tribu Africam, es la primer cría que se logra en dicho zoológico, por lo que lo consideran como “un logro de alcance global”.

El bebé elefante estará siendo enviado posteriormente al continente africano para que pueda desarrollarse en hábitat natural.

“Lo que vemos a futuro es que este elefante forme parte del programa de conservación mundial”, expresó.Frank.

Por Fernando Nava

Grandiosos e inteligentes:

Se caracterizan por vivir en grandes selvas

El elefante africano es el animal terrestre más grande de la Tierra. Su trompa es una larga nariz que le sirve para oler, respirar, barritar, beber y agarrar cosas, especialmente las que se pueden ingerir. Come raíces, hierba, fruta y corteza en grandes cantidades. Las hembras viven en manadas familiares y los machos prefieren andar solitarios.