Tiene 22 anos y ya robo al menos seis bancos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

Tres disparos reventaron a unos centímetros del agente de la Policía de Investigación (PDI) Miguel Manzano Delgadillo. El hombre que estaba robando un banco en Iztapalapa lo recibió a balazos para que no lo atrapara.

Pero el agente no claudicó. Con su arma repelió la agresión y logró herirlo…

Así frustró el asalto y atrapó a este ladrón que ahora se sabe se llama Alan González González quien a sus 22 años había atracado al menos seis bancos de forma similar, en distintos puntos del Distrito Federal.

El hampón ya llevaba 25 mil pesos guardados en una mochila. Lo mismo había robado en los otros seis casos, de acuerdo con reportes de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF). En éste ya no pudo escapar.

Pasaban de las 6 de la tarde de este miércoles cuando comenzó el atraco en la sucursal del banco Coppel ubicada en el número 1404 de la avenida Tláhuac, en la colonia Granjas Estrella, de la delegación Iztapalapa.

Un hombre entró al banco y se encaminó hasta la caja número tres. Una joven atendía la ventanilla cuando de pronto el sujeto sacó una pistola, la encañonó y la amenazó.

La joven cajera tomó todo el dinero que había en el lugar. Eran 25 mil pesos en efectivo.

“En estos bancos no permiten a los empleados que tengan más de 25 mil pesos en efectivo por protocolo. Es una regla para evitar precisamente tener grandes pérdidas si se llega a dar un robo”, explicó ayer un funcionario de la Procuraduría capitalina.

El ladrón tomó ese dinero, pero en ese momento llegó el agente Miguel Manzano. “¡Policía, tira el arma!”, le gritó al tiempo en que le apuntó con su pistola.

Pero el hampón no titubeó. De inmediato comenzó a disparar al servidor público. Fueron cuatro balazos los que efectuó. Tres de ellos pasaron cerca del investigador. Uno más dio en la pared.

El agente repelió el ataque. Disparó en dos ocasiones. Una acertó en el hampón, quien cayó tendido a un par de metros de la caja que acababa de asaltar. Al parecer un hombre lo esperaba afuera, pero al verlo en el piso lo abandonó.

En el suelo quedó el arma del ladrón, una pistola calibre 380, con la que aquel hampón amagó a la joven cajera.

El detenido fue trasladado al hospital Belisario Domínguez por personal de emergencias que llegó al lugar.