Calidad del aire, extremadamente mala

Tolvanera en CDMX detona polución histórica

Partículas PM 10 alcanzan los 625 puntos y superan hasta cuatro veces el último récord de contingencia; esto, tras quedar cubierta la ciudad por una nube de polvo provocada por fuertes vientos, que también tiraron 19 árboles; anoche persistía la mala calidad del aire.

UN CIELO ROJO SORPRENDE A CAPITALINOS
UN CIELO ROJO SORPRENDE A CAPITALINOSFoto: Daniel Aguilar
Por:
  • Karla Mora

La Ciudad de México abrió Semana Santa con la peor contingencia ambiental que se haya registrado en la historia, después de que una serie de tolvaneras llenaran de polvo la atmósfera de la capital, un evento que, sumado a las altas temperaturas, provocó que la calidad del aire fuera “extremadamente mala”, según el monitor del Gobierno capitalino.

Este Domingo de Ramos, la CDMX superó los umbrales para contingencia ambiental por Partículas Menores a 10 micrometros (PM 10); de acuerdo con la Gaceta Oficial, la contingencia ambiental se alcanza cuando hay 135 PM10 en la atmósfera y la tarde de ayer ya había 625.

La última contingencia por altos niveles de PM 10 se registró en 2019, con un puntaje máximo de 164; esto significa que el récord de ayer superó esta marca casi cuatro veces.

.Gráfico: La Razón de México

Las denominadas PM 10 o partículas gruesas (PM 10 – 2.5) también llamadas inhalables, se consideran contaminantes constituidos por material líquido y sólido de muy diversa composición y tamaño, que se encuentran en el aire y pueden ser generadas de manera natural o por la acción humana.

Las condiciones climáticas de ayer podrían extenderse en los siguientes días, además porque la Ciudad de México y su Zona Metropolitana se encuentra inmersa en la temporada de ozono. Al cierre de ayer, la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil (SGIRPC) aseguró que los fuertes vientos que provocaron las tolvaneras se extenderían al menos durante las siguientes 22 horas.

Al menos 12 árboles, bardas, espectaculares, cables y lonas cayeron esta tarde por los fuertes vientos de hasta 60 kilómetros por hora, por lo que se activó la Alerta Amarilla en las 16 alcaldías.

Las inusuales rachas con ventarrones dejaron dos personas lesionadas. Una en la alcaldía Tláhuac, por la caída de una barda en construcción, y otra por el colapso de una rama de árbol entre las calles Fray Servando y Calzada la Viga, en la colonia Esperanza. También hubo desprendimientos de lonas en la colonia Daniel Garza, en la alcaldía Miguel Hidalgo y se reportaron caídas de cables en la colonia Laguna Ticomán.

Ante la alerta, la SGIRPC recomendó guardar o retirar elementos del exterior que puedan caer, evitar transitar cerca de árboles, cables de luz, bardas o estructuras; no salir de casa, asegurar ventanas y puertas que puedan azotarse, también apartarse de lugares altos y expuestos al viento intenso y manejar despacio, pues las rachas de viento pueden desestabilizar los vehículos.

EN MUY MAL MOMENTO. Ana Rosa Moreno Sánchez, académica del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, advirtió que las condiciones climáticas como las que se vivieron ayer, con mala calidad del aire, pueden hacer que los casos de Covid-19 se compliquen o que las personas sean más susceptibles al contagio.

En entrevista para La Razón, la especialista señaló que existen estudios que demuestran la relación de altos niveles de ozono y dióxido de nitrógeno con el aumento de muertes por coronavirus.

En CDMX, dijo, se encontró una asociación de los altos niveles de ozono con el número de infecciones y muertes por Covid-19 ocurridas del primero de abril al 31 de mayo de 2020.

En ese sentido, Moreno Sánchez consideró de especial relevancia realizar una investigación a largo plazo, a partir de los meses transcurridos de la pandemia, para verificar qué pasa en ciertas condiciones climáticas, como en las temporadas de inversión térmica.

“Yo sería muchísimo más estricta en las restricciones de movimiento. Algo muy importante es que la gente sale porque tiene que ir a trabajar; pero, ¿qué se hace con esos sectores que deben salir y son de los más vulnerables? Para ellos, el Gobierno debería cubrirlos con despensas o con sus gastos, de tal manera que no tengan que salir”, consideró.

La experta también opinó que es poco probable que las autoridades volteen a ver a la contaminación como un factor de riesgo, porque lo primordial en este momento es combatir el virus.

“Si hubiera un discurso que se enfocara en la contaminación ambiental entonces (los gobiernos) tendrían un doble problema: abatir la pandemia y la mala calidad del aire”.

Además, en la CDMX hay una diversidad de contaminantes y muchos de ellos no son medidos por la red de monitoreo atmosférico, lo que complica aún más la tarea de las autoridades.