Negocios podrán abrir, pero sin feligreses no hay opción

Venta guadalupana, lejos de recuperarse con cierre de La Villa

Comerciantes en inmediaciones de la Basílica confiaban en el 12 de diciembre para recuperar ganancias tras la pandemia; piden apoyos económicos y alimentarios

cmdx
Comerciantes de La Villa esperan a sus clientes, el mes pasado.Foto: Eduardo Cabrera, La Razón
Por:
  • Karla Mora

Después de que autoridades locales y eclesiásticas anunciaron el cierre de la Basílica de Guadalupe, del 10 al 13 de diciembre, comerciantes que laboran en la zona, en la alcaldía Gustavo A. Madero, solicitaron a las autoridades apoyos económicos y alimentarios, justo cuando en los días de la festividad religiosa, con los que esperaban una recuperación tras ocho meses de ganancias perdidas, no habrá feligreses.

Ayer, un grupo de alrededor de 30 personas se manifestó en la calzada de Guadalupe, a la entrada del templo, con el fin de pedir que se tome en cuenta la solicitud que hicieron a inicios de noviembre, para que se les contemple en un plan emergente para la subsistencia.

“Requerimos respuesta de la autoridad a las peticiones, hemos sido atendidos por el alcalde y por la dirección general de asuntos jurídicos y de gobierno de la alcaldía Gustavo A. Madero; sin embargo, no hemos concretado nada, es por eso que nos manifestamos solicitando que se concrete un apoyo económico”, señalaron.

Los afectados también urgieron información precisa del operativo que se desplegará en la alcaldía para inhibir la llegada de visitantes y externaron su desacuerdo con el cierre del recinto religioso, pues desde que se les permitió abrir mantienen todas las medidas de sanitización, para reducir el riesgo de contagio.

Sergio Varillas, dirigente de la agrupación de comerciantes Acozam, señaló que desde esta semana reiniciaron sus acercamientos con las autoridades, pues temen que se ordene el cierre de sus negocios, aunque Francisco Chíguil, alcalde de Gustavo A. Madero, informó ayer que las plazas y mercados de zona de la Basílica continuarán sin restricciones.

Sin embargo, a pesar de que no se les prohibirá abrir, los cuatro días en que estará cerrada La Villa son los de mayor derrama económica para ellos.

Aunque sabemos que sería poca la afluencia de gente, tenemos clientes que nos buscan año con año, es importante no cortar de tajo la derrama económica que se genera en La Villa, que es el sustento de más de 5 mil familias

Sergio Varillas, Dirigente de comerciantes de La Villa

“Aunque sabemos que sería poca la afluencia de gente, tenemos clientes que nos buscan año con año, es importante no cortar de tajo la derrama económica que se genera en La Villa, que es el sustento de más de 5 mil familias”, dijo.

Ayer, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, acompañada de autoridades eclesiásticas, informó que a partir del 1 de diciembre habrá un operativo en el que, desde las llegadas a la Ciudad de México se alertará a la población de que no habrá misa en la Basílica.

En videoconferencia, la mandataria comentó que este tipo de acciones son disuasivas para dar información a la población de que, en este año, por razones de salud, no se permitirá la entrada al templo.

Gráfico

“Sí, va a haber un operativo, ya lo vamos a informar con todo detalle, también va a haber información desde antes en las llegadas a la Ciudad de México y, sobre todo, contamos como siempre con la información, la educación y la participación de la ciudadanía”, declaró.

Sheinbaum señaló que habrá un polígono importante que “será cubierto” para impedir la llegada de peregrinaciones al templo, aunque no detalló sus alcances. La Jefa de Gobierno confío en que la información del cierre de la Basílica inhibirá la llegada de los feligreses y evitará un posterior aumento de contagios de Covid-19.

Iglesia niega que templos fueran foco de contagio

El arzobispo primado de México, Carlos Aguiar Retes, declaró que, hasta el momento, no hay datos de que algún recinto religioso haya sido punto de contagio, luego de que cientos de personas desafiaran el cierre de la Iglesia de San Hipólito, el pasado 28 de octubre, para a San Judas Tadeo.

Si bien no se ha podido establecer que ese evento condujera a una posterior propagación del Covid-19, en las semanas siguientes, hasta la fecha, la CDMX experimentó una tendencia al alza en el número de hospitalizaciones or la pandemia, al punto que las autoridades advirtieron de un posible retorno a semáforo rojo.

Aguiar Retes detalló que la Iglesia continuará con el mismo protocolo respecto a las medidas de seguridad sanitaria, como la capacidad máxima de 30 por ciento en el aforo de sus templos y el cierre de algunos de ellos, particularmente los que se encuentran en colonias bajo el programa de atención prioritaria.