• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Jugadores colombianos desencajados tras haber caído en penaltis, ayer en el Spartak. Foto: AP

Se apagó el ballenato, se apagó la cumbia. De forma cardiaca, con picante, la selección de Colombia llevó todo hasta la última instancia, pero en los penaltis, los fallos de Mateus Uribe y Carlos Bacca sentenciaron a los cafetaleros, ante los ingleses, quienes se clasificaron a los cuartos de final, tras un partido en el que ambos ofrecieron buen futbol, fuertes entradas y pelearon en todo momento.

Gráfico: La Razón de México

Cafetaleros y británicos se envolvieron, desde los primeros instantes, en una encarnizada lucha por el esférico, con dos equipos que jugaron de forma abierta, de ida y vuelta, cuidándose muy poco de los errores defensivos, guardando un margen para una posible caída y también para el acierto.

Gráfico: La Razón de México

Al minuto 5 llegó la primera para los europeos, tras una mano en los linderos del área, por el costado izquierdo, por parte de Yerry Mina. Ashley Young remató con su derecha, pero su disparó apenas salió desviado. Luego, los cafetaleros no se achicaron; antes de intimidarse, buscaron hacer daño por las bandas y por la vía del contragolpe.

Y parecía que los creadores se tiraban atrás, se agazapaban ante los embates del combinado sudamericano, pero al 15’ esa Inglaterra que causa temor tuvo otro arribo de cuidado. Kieran Trippier mandó un centro al área y Harry Kane, quien apenas llegó, remató de cabeza a quemarropa desde el lado izquierdo y su disparo apenas salió rozando el larguero.

Al minuto 55 Kane es derribado en el área de los colombianos y él cobra el penalti que adelanta a los suyos.

Sin embargo, para la primera media hora, los dos onces comenzaron a envolverse a una lucha cuerpo a cuerpo, en la que el balón no era justamente el protagonista, lo que convirtió el trámite del encuentro en una novela sosa, con pocas llegadas de probidad y el tablero intacto, con el 0-0.

La recta final del primer tiempo no fue más que para que ingleses y colombianos se fueran a los jalones y empujones, matando los minutos y ahogando las propuestas futbolísticas, si acaso los tres leones intentaron con tiros de larga distancia, pero sin poder concretar nada; así llegó el descanso.

Para el inicio del complemento, los pupilos de José Néstor Pékerman trataron de jugar. A ras de paso, de tocar, de distribuir el esférico y ganar metros, pero hace falta mucho más que eso para intimidar a los ingleses, quienes sólo se pararon bien y así contuvieron a sus rivales.

Al 54’, en un tiro de esquina, Carlos Sánchez jaloneó y después empujó al delantero de los creadores, Harry Kane, quien cayó y se quedó sin posibilidad de rematar; el mismo goleador de los europeos fue quien tomó la redonda y desde los once pasos finiquitó fuerte y al centro, si el portero David Ospina se hubiera quedado parado, quizás la pelota no hubiera rebasado la línea de gol.

Al 93’, tras un tiro de esquina, Mina sale entre un cúmulo de jugadores y remata con su testa, para la igualada.

La Tricolor comenzó a caer en la desesperación y reclamó todas las faltas de forma desesperada y al arbitro se le comenzó a ir el partido de las manos.

Pasado el minuto 70, los sudamericanos comenzaron a buscar, de forma exasperada, el tanto de la igualada, pero los creadores supieron cortarle muy bien los conductos para que la redonda no llegara de forma cómoda a la parte de enfrente.

Al 81’ Carlos Bacca, que había entrado de cambio por Jefferson Lerma, obtuvo la pelota desde el medio campo y de inmediato corrió pegado a la banda izquierda, luego mandó un centro para Juan Cuadrado, pero el jugador de la Juventus, que se encontró solo ante el portero inglés Jordan Pickford, apenas sacó un disparo muy arriba de la portería.

En la agonía, Inglaterra se tiró atrás y se entregó, mientras que Colombia merodeó, pese a que sus pases eran por demás imprecisos; a los sudamericanos les costaba la profundidad, pero justo en el último suspiro les llegó su premio.

El jugador del América Mateus Uribe fue el que dio el aviso, cuando le quedó un bombón y desde la media cancha sacó un bombazo que casi se incrusta por el ángulo derecho del meta europeo; luego hubo un tiro de esquina, el cual cobró Cuadrado y, entre un cúmulo de atacantes y defensas, salió Yerry Mina, quien remató de cabeza desde el centro del área y mandó a la escuadra izquierda, ahí estaba Kieran Trippier, como último hombre, quien le intentó despejar con la testa, pero el esférico llevaba tanta fuerza que le fue imposible y no pudo evitar la igualada. Colombia alcanzó los tiempos extras.

Al 112’, Rose remata por la izquierda; su disparó sale ligeramente desviado; fue la más clara de los tiempos extras.

Y como era de esperarse, los de Pékerman se quedaron con el momento anímico, de ahí que no dejaran de hostigar la cabaña de los ingleses, con centros por doquier; sin embargo, el segundo tanto se les negó, mientras que Inglaterra no supo reaccionar.

Gráfico: La Razón de México

Para los últimos 15 minutos los europeos comenzaron con enjundia, de hecho al 106’, Jamie Vardy estuvo a punto de conseguir el segundo para los suyos, pero el guardameta Ospina aguantó con pundonor.

Al 111’, Danny Rose tuvo una por el costado izquierdo y desde ahí sacó un tiro cruzado, el cual pasó a centímetros del palo izquierdo del portero colombiano, pero todo terminó en sólo otra aproximación. Y el resto fue historia. La serie se decidió desde los once pasos.

En los penaltis, Uribe y Bacca erraron por Colombia y eso los sentenció, mientras que Inglaterra, con tantos de Kane, Marcus Rashford, Kieran Trippier y Eric Dier, pasó a los cuartos de final.

“Durante los 120 minutos peleamos con nuestras armas, con nuestras fuerzas, llevamos un plan hasta el final y logramos empatar. En los penaltis el triunfo podría ser para cualquiera, y nos queda un sinsabor porque pensamos que pudimos habernos clasificado”

Radamel Falcao

Jugador de la selección colombiana