Sábado 28.11.2020 - 19:00

Por su obsesión, AMLO no entiende

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

Después de que el presidente Enrique Peña Nieto sostuvo el sábado que hacer política implica no convertir las diferencias en divisiones, ni confundir a los rivales con enemigos sino sumar a todos en favor del interés general, Andrés Manuel López Obrador interpretó ese mensaje al revés, obsesionado como está en sucederlo en el cargo y ayer respondió a lo que calificó de “calumnias” del Ejecutivo Federal por advertir que México puede convertirse en Venezuela y emprender con ello una campaña en su contra y volver a cerrarle el paso a la Presidencia.

De paso, arremetió contra “quienes creen que lo más importante de la política son los cargos, les brota la ambición y la calentura y olvidan que va a haber muchas oportunidades de participar” en lo que pareció ser otro mensaje al jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, que aún medita si se va o se queda en Morena, tras rebelarse contra la amañada “encuesta” que favoreció a Claudia Sheinbaum para contender por la jefatura al gobierno de la CDMX.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

Si después del socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca, mantener a Gerardo Ruiz Esparza al frente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, le costó una baja de popularidad al presidente Enrique Peña Nieto, lo que puede suceder si finalmente Raúl Cervantes Andrade se convierte en titular de la Fiscalía General de la República, las consecuencias son impredecibles pero imaginables.

Sobre todo por la torpeza con la que en el Senado se insiste en ignorar y mantener congelada aquella iniciativa, que el propio Ejecutivo Federal envió hace casi un año a esa Cámara, en la que propuso eliminar el llamado “pase automático” que hoy ha propiciado una crisis en el Congreso de la Unión, que el líder de la bancada priista, Emilio Gamboa, insiste en que lo es pero al interior del PAN.

Más aún: eso fue recordado la mañana del sábado por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien rechazó que el Gobierno federal pretenda imponer al actual procurador general como Fiscal y dijo que la prueba está en aquella propuesta del Presidente que los senadores enviaron al congelador, que de sacarla de éste, discutirse y aprobarse, pondría fin a la polémica que se ha recrudecido desde hace varios días.

La “elección” del senador panista Ernesto Cordero como presidente del Senado, con el apoyo de los grupos parlamentarios del PRI y Verde Ecologista, pero sin el de la mayoría de integrantes del blanquiazul, tuvo consecuencias en San Lázaro, en donde el viernes pasado, por las protestas panistas y toma de tribuna, se impidió la instalación de la mesa directiva que encabezará el priista Jorge Carlos Ramírez Marín.