Viernes 10.07.2020 - 16:37

A la caza de El Chapo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Mauricio Flores

Hace un mes ya trabajaban a todo vapor los agentes en México de la agencia que dirige John Brenan, así como los sheriffs del FBI de James Comey, para iniciar la búsqueda y aprehensión de Joaquín Guzmán: su prioridad es capturarlo vivo y llevarlo a EU pero, se sabe, evitando colaborar con los cuerpos policiacos mexicanos, dada la desconfianza por la cadena de omisiones que permitió la fuga del capo.

El asunto va más allá de lo meramente policiaco y tiene aristas económicas y políticas. El alcance de la información que pueda proveer El Chapo a sus eventuales captores estadounidenses, puede ser una auténtica pesadilla para Miguel Basáñez, nuevo embajador de México en Washington.

La reciente revelación del Departamento de Justicia de que Alfredo Beltrán Leyva había sobornado en todos los niveles de gobiernos de Sinaloa, es sólo un pálido indicador del uso de una confesión.

Tal vez resulte exagerado plantear que dicha información pudiera usarse para presionar las licitaciónes de campos petroleros en México.

La Sener de Pedro Joaquín Coldwell y la SHCP de Luis Videgaray, mejoraron el marco corporativo para nuevas petroleras, pero no aceptan ni de chiste ceder la renta petrolera del país.

Sin embargo, no puede desecharse esa posibilidad dada, que con la caída de los petroprecios los compradores son los que mandan en el mercado… y que podrían verse tentados a ganar algo más con sólo un empujoncito.

 La Ruta del Mezcal II. De la Política Nacional de Gastronomía, promovida por el gobierno de Enrique Peña, de especial importancia para las comunidades indígenas, es el empuje a los productores de Mezcal: el INADEM a cargo de Enrique Jacob prepara los apoyos para una segunda Ruta del Mezcal, que beneficie a 190 pequeños empresarios del exitoso destilado, cuya denominación cuida el Consejo Mexicano Regulador de la Calidad del Mezcal, hoy encabezado por Hipócrates Nolasco. Ya entre 2013 y 2014 el INADEM aportó 33 millones de pesos en Oaxaca, para elevar la competitividad de unas 620 pequeñas mezcaleras, que así conservaron 2 mil fuentes de trabajo y contrataron otros 590 empleados.

 Ni los huesitos. Computadoras y proyectores del año del caldo, refacciones y simuladores de aviones que ya no vuelan, derechos de uso que no se usan, un terreno y algunas chucherías, son los bienes que el juez Alfonso Triujeque autorizó rematar, de la quebrada Mexicana de aviación y pagarle a 8 mil ex trabajadores. ¿Y los 300 millones de pesos de cuentas por cobrar? Que pregunten a Gerardo Badín y sus muchachos de confianza.

mflores37@yahoo.es

Twitter: @mfloresarellano