A que “juegan” nuestros ninos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Raymundo Sánchez

A sus seis años, Cristopher Raymundo Márquez, se puso a jugar a ser secuestrado por otros cinco menores de entre 11 y 15 años. Éstos lo amarraron, le pusieron una vara en el cuello y, casi asfixiado, se desplomó de rodillas. Pero el “juego” no terminó ahí: sin dejarlo recuperarse lo lapidaron y le clavaron una navaja en la espalda, para luego, ya muerto, enterrarlo junto con los restos de un animal.

El tétrico “juego” ocurrió el pasado jueves en la colonia Laderas de San Guillermo, una de las más marginadas de Chihuahua, y aunque no es el primer caso sí debe preocupar. Entre 2007 y 2012 se detuvo a cinco mil 992 menores, de los cuales el 22 por ciento (mil 318) asesinó al menos a una persona, 35 por ciento cometió robos con violencia, 17 por ciento usó armas de fuego y 15 por ciento colaboró en secuestros.

Este caso en Chihuahua ocurre bajo un nuevo marco legal: en abril pasado se aprobó la nueva Ley de Justicia para Adolescentes, que contempla dar tratamientos adecuados para que los menores delincuentes se reintegren plenamente a la sociedad. Y más vale que así sea, porque de otra forma se perfilan para convertirse en sicarios del crimen organizado. Es la prueba de fuego de la nueva legislación.

 

Apenas 23 palabras mereció para AMLO el lamentable homicidio de su candidato a la alcaldía de Yurécuaro, Michoacán, Enrique Hernández Salcedo. El pasado viernes, en su cuenta de Twitter, escribió: “Me duele mucho que hayan asesinado a Enrique Hernández, candidato de MORENA en Yurécuaro. Mi más sentido pésame a sus familiares y amigos”.

Extraña que no haya culpado a la mafia del poder, al PRI, al PAN o al PRD del atentado y capitalizarlo políticamente. Y no lo ha hecho porque conoce los antecedentes de su candidato. La reportera de La Razón Eunice O. Albarrán documenta este lunes en este diario que Hernández Salcedo era investigado por la Fiscalía de Michoacán, por el secuestro de cinco personas y el homicidio de Gustavo Garibay, edil de Tanhuato.

Los plagiados que se atribuyen al candidato apodado El Llamaradas todavía están desaparecidos y AMLO sabe bien esa historia. Por eso ni siquiera ha exigido a las autoridades investigar el caso hasta sus últimas consecuencias y caiga quien caiga. Porque si lo hace se sabrán cosas que él quisiera mantener ocultas. Prefiere dejar el asunto en un tuit de 23 palabras.

 

Más amenazas a candidatos en Guerrero. El líder del PRI en el estado, Cuauhtémoc Salgado, informó que cuatro de sus abanderados recibieron amenazas de la delincuencia organizada. Además señaló como de alto riesgo a las regiones de Tierra Caliente, Costa Grande y la zona Norte y recomendó a sus militantes tener cuidado en éstas.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp