Acá en la fuente

Fervor botanero
Por:
  • jorgem-columnista

La fuente de Belén, también conocida como de Chapultepec, es la más antigua que se conserva en la ciudad. Cuando fue construida, entre 1755 y 1760, marcaba el inicio del acueducto que por décadas surtió parte del agua que consumía la población. Dos veces removida, hoy se encuentra en el desamparo y la desolación. A la vista de todos.

Hace mucho tiempo dejó de brotar el líquido de su fachada y comenzó el deterioro que se agrava con los días. El daño que se observa en esta histórica fuente es tan patente como la situación en que se encuentra la red de distribución de agua, esa estropeada trama de tuberías que corre por el subsuelo de la urbe.

Las autoridades responsables de preservar el patrimonio cultural están obligadas a proteger esta joya arquitectónica legada de la época virreinal y que merece un mejor destino del que por ahora parece tener.

[caption id="attachment_720189" align="alignnone" width="696"] Fotografía: Esta antigua pieza de cantera se resquebraja, tiene figuras mutiladas, le salen hierbas, sufre la polución… y subsiste estoica.[/caption]