Acapulco: el 15% del Peje

AT, o pollitos en fuga
Por:
  • mauricio_flores

Paulatinamente parece ser que Andrés Manuel López Obrador deja de atacar al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; en lugar de cancelarlo —en caso de llegar a ser presidente— sus voceros escurren las versiones de que consideraría viable a cambio de “erradicar la corrupción”. Con ello lograría dos objetivos: mantener la confianza de los mercados que han prestado casi 4 mil millones de dólares al proyecto y cumplir parte de sus promesas de campaña.

De hecho, una de las expectativas que se empieza a formar es que una de las estrategias que tomaría sería plantear que los contratistas del proyecto, encomendado a Federico Patiño, regresen 15% del valor de sus contratos a cambio de mantener el proyecto, con la intensión de “generar ahorros” que justifiquen tal decisión. Obviamente ello implicaría achicar notablemente el margen de utilidad de obras que se han concursado en un marco de intensa competencia (como lo atestiguó la licitación de la plataforma comercial que ganó en precio y por un estrecho margen ICA a cargo de Guadalupe Phillips) y ello podría generar un efecto en cadena sobre las garantías que contratistas hayan ofrecido para obtener financiamiento para la ejecución de proyectos, amén del impacto sobre sus niveles de solvencia.

Esto, sin considerar la posibilidad de que algún contratista opte por ir a los tribunales (esos que encabezaría Olga Sánchez Cordero) para evitar que sus condiciones de trabajo le sean modificadas. Así, la idea de mantener el proyecto aeroportuario, con una reducción en el costo de los trabajos ya contratados, parece una idea de difícil aplicación e inciertos resultados en todos los órdenes, a pesar de los dividendos políticos.

Broxel ya tiene Tengo. Una de las nuevas de la 81° Convención Bancaria es la irrupción de la fintech Broxel, que dirige Gustavo Gutiérrez, al mercado de los vales de prestaciones de la mano con el experto del tema, José Antonio García (¿recuerdan Si Vale?) para lanzar una nueva solución para la aplicación y uso de esa prestación. El producto se llama Tengo (Tengo Despensa, Tengo Gasolina, etc). A través del sistema de multiplataformas, Broxel ofrece a los trabajadores la capacidad de recibir y administrar los recursos de los “vales” a través de su teléfono móvil o tableta, así como una tarjeta física para realizar compras en los puntos de venta… y con ello tener un canal virtual para recibir y enviar dinero. La nueva economía llegó.

Candidato proaeropuerto. Por cierto, en Texcoco, donde Higinio Martínez ha mantenido una retórica contraria al desarrollo del NAICM, el candidato del PVEM, Jesús Cuanalo, también presidente de la Asociación de Ingenieros Forestales, busca generar una alcaldía que aproveche el mayor proyecto de infraestructura del país, a fin de generar un crecimiento sustentable basado en las actividades pecuarias, culturales, turísticas, educativas de alta especialización y gastronómicas. Cuanalo iba a ser el candidato del PRI por ese estratégico municipio, pero… lo aprovecharon mejor los de Jesús Sesma.