Adiós al Azul, otro urbanicidio anunciado

Fervor botanero
Por:
  • jorgem-columnista

La transformación de la ciudad no para, lo que parece inamovible dura muy poco. Ahora los grandes espacios aprovechables escasean y los que subsisten son muy preciados. Éste es el caso del predio en donde se encuentra el Estadio Azul, que tiene las horas contadas como recinto deportivo.

El estar rodeado de colonias residenciales de plusvalía, así como su vecindad con la Plaza México y abundantes establecimientos gastronómicos y de diversión le confiere un atractivo especial. Pronto las masas futboleras ya no provocarán aglomeraciones en cada jornada, a cambio, otras multitudes de empleados y nuevos vecinos que albergará el megadesarrollo causarán semejantes problemas a diario.

El término ‘cruzazulear’ podría aplicarse a las autoridades encargadas de regular el caótico crecimiento urbano, ya que siguen cometiendo los mismos errores con los consecuentes malos resultados de siempre.

[caption id="attachment_716943" align="alignnone" width="696"] La mala racha que padece el equipo Cruz Azul provocó el surgimiento de una nueva palabra en el argot futbolero: ‘cruzazulear’.[/caption]