África, el continente invisible de los desplazados

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Con una población cercana a los un mil 200 millones de personas de los cinco continentes, África es el más pobre y en muchos aspectos ha sido tocado por la desgracia. La desigualdad que vive la sociedad africana ha sido motivo de destacadas portadas en la prensa de todo el mundo, pues además de la miseria extrema de la mayoría de su población concentra casi la mitad de los conflictos armados contemporáneos. Y como una pesadilla interminable, es el tercer continente más extenso y el que más ha sufrido el cambio climático.

Estos millones de africanos a los que les ha tocado vivir graves problemas sólo por nacer en esta región, se ven forzados a decidir entre quedarse para subsistir en medio de guerras, desastres naturales, pobreza extrema, escasez de agua y alimentos o emigrar a otros países, donde son maltratados y no son bien recibidos. Es una historia de terror que todos sabemos que existe, pero que ha sido ignorada por el mundo.

El desplazamiento de miles de africanos es un hecho que va en aumento por las duras circunstancias en las que ahora viven, lo que ha llevado a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a confirmar que los movimientos de personas (migraciones) son una problemática creciente en el continente y se debe a los diversos conflictos armados, la falta de agua y los desastres naturales.

Según datos de la Organización Internacional para los Migrantes, el problema es tal que pronostica que para el año 2050 habrá alrededor de 200 millones de personas desplazadas, hecho que afectará tanto a los países de origen como a los países receptores de estos movimientos humanos que no buscan otra cosa más que trabajar y mejorar sus condiciones de vida.

En España no faltan las crudas imágenes de cientos de africanos que intentan cruzar las fronteras arriesgando la vida en busca de un futuro mejor. Las numerosas campañas que se han hecho de distintos países con mayor desarrollo económico, al parecer no han sido suficientes para minimizar los desplazamientos y ayudar a mejorar la vida de las personas. Por ahora todo seguirá en el anonimato, pero llegará, tarde o temprano, una dura factura qué pagar por mirar hacia otro lado y dejar abandonados a los países más pobres, que también enfrentan los conflictos políticos y sociales más agudos.

h_miguel_@hotmail.com

@Hector_Badillo