Domingo 12.07.2020 - 01:37

Alianza Morena-CNTE, contra la educacion

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Raymundo Sánchez

Para aliarse con la oaxaqueña Sección 22 de la CNTE hay que ser un cínico. No hay otra palabra, pues implica avalar que un millón 300 mil alumnos de educación básica estén condenados a la ignorancia, que los maestros sigan cobrando sueldos exorbitantes sin siquiera pisar las aulas y aplaudir los actos vandálicos que protagonizan con la bandera de la “educación pública”.

Más aún, la propuesta del sumo sacerdote de Morena, AMLO, y su ministro Martí Batres, para coludirse con la peor de las expresiones gremiales del país, representa el tiro de gracia a la juventud que demanda opciones educativas de calidad y nada más falso que el discurso de “defender la educación pública, a la niñez y a los trabajadores de la educación”.

Si algo hay algo peor que la educación de Oaxaca es el modelo de bachilleratos que instauró AMLO en la Ciudad de México, donde se entra sin hacer examen y ni siquiera es obligatorio ir a clases. Porque en las 20 preparatorias de ese sistema apenas el 8 por ciento del total de alumnos que ingresaron de 2003 a 2013 concluyó su institución media superior, mientras que en Oaxaca la eficiencia terminal en ese nivel es de 63.8 por ciento.

Por eso la alianza CNTE-Morena es una amenaza precisamente a la educación pública. Porque ya la Sección 22 acabó con la educación básica y ahora Morena busca completar la tragedia.

 

Si en esta ciudad alguien sabe de derechos humano s es el doctor Luis de la Barreda, actual coordinador del Programa Universitario de Derechos Humanos de la UNAM. Por eso es de atenderse lo que dice sobre el caso Narvarte: “si la Procuraduría se deja influir por el rumor popular, por el rumor público, se podrían desviar las investigaciones” y se corre el riesgo de fabricar culpables.

Se refiere a la “sentencia” inmediata que dictó un sector de la opinión pública para culpar al gobernador de Veracruz, Javier Duarte, del homicidio de cuatro mujeres y el fotógrafo Rubén Espinosa, argumentando supuestas amenazas que este último habría recibido en esa entidad.

“No tengo ninguna seguridad de que haya sido asesinado por su profesión (Espinosa), se asesinó también a mujeres que no tenían nada que ver con la profesión”, mencionó el ex ombudsman capitalino. Esa “seguridad” tampoco la tienen quienes acusan que fue un crimen contra la libertad de expresión, pero prefieren revolcar el discurso a presentar una prueba.

 

Reaccionó la Iglesia Católica al aval que dio la Corte a que se respete el derecho de las parejas gay a adoptar. Como “otro golpe demoledor contra la familia” calificó la Arquidiócesis de México el fallo del máximo tribunal del país y acusó que los ministros redujeron a “objetos” a los niños.

Por supuesto también la agarró contra “el lobby gay, inspirador y conspirador de la destrucción de la familia, cuya pretensión es imponer una dictadura ideológica en cuyo trasfondo actúa el mismo maligno”. Así. Como para llamar a un exorcista.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp