America Movil con y sin competencia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Roberto García Requena

Llamadas nacionales ilimitadas, mensajes de texto ilimitados, y hasta 5 GB de datos por tan sólo 75 dólares al mes (alrededor de 1,125 pesos). Esta es la novedosa oferta que anuncia en Estados Unidos el operador Net10 Wireless, empresa subsidiaria de América Móvil.

Net10 Wireless funciona como un operador móvil virtual (OMV). Esto significa que sin contar con infraestructura propia (torres y antenas de transmisión), dicho operador compra minutos al mayoreo a los concesionarios para luego venderlos al menudeo a los usuarios, con un sobreprecio que le garantice un margen de utilidad. Se explica como un revendedor de minutos aire.

Para hacer un comparativo con México, escogí la tarifa que equivale al mismo paquete de servicios para Telcel, empresa también de América Móvil: llamadas nacionales ilimitadas, mensajes de texto ilimitados, y hasta 5 GB de datos al mes. El plan se llama Telcel Pro Total. ¿Precio? 2,253 pesos. Es decir, 100 por ciento más caro que Net10 Wireless en Estados Unidos.

¿Por qué en Estados Unidos América Móvil puede ofrecer tarifas a mitad de precio que en México, para los mismos servicios de voz y datos? La respuesta es que en Estados Unidos existe desde hace tiempo un mercado maduro en competencia para servicios móviles.

Los cuatro operadores principales que se dividen el mercado americano son ATT, Verizon, T-Mobile y Sprint. Todos tienen cobertura nacional y ninguno supera el 30 por ciento de los usuarios o ingresos. Mientras que en México, Telcel concentra el 70 por ciento del mercado. Esta alta concentración le ha permitido a este operador comportarse monopólicamente y cobrar rentas muy por arriba de lo que haría en un mercado competitivo.

Muchos podrán argumentar que estoy comparando peras con manzanas, pues en el caso de Estados Unidos se trata de un operador móvil virtual que no tiene costos hundidos en infraestructura, respecto a un concesionario establecido en México que sí invierte en actualizar y mantener su red. El argumento es falso. Es falso porque en un mercado en competencia, los precios tienden a igualarse sin distingo de tipo de operador (virtual o establecido), y lo que más los puede diferenciar es la calidad en el servicio y la atención al cliente.

La figura del OMV fue introducida en la legislación mexicana con la reforma en telecomunicaciones. Pero éste no es el punto de este texto. El punto es el enorme diferencial de precios que puede ofertar América Móvil en un contexto de competencia (caso Estados Unidos), versus a un mercado en el que goza de poder monopólico (caso México).

garciarequena@yahoo.com.mx