AMLO no quiere ser Presidente

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Desaparición de poderes para tener una Presidencia imperial es lo que, en los hechos, planea AMLO como tónica de su gobierno, en caso de ganar las elecciones del 2018. Cada promesa que realiza implica o una tremenda ignorancia de los procesos para concretarla o la imposición por decreto, por encima de los poderes Legislativo y Judicial, organismos autónomos y empresariado.

El sábado, en Jalisco, prometió: “Cuando triunfe nuestro movimiento vamos a cancelar los exámenes de admisión; eso se va a suprimir, todos van a poder estudiar. Nosotros vamos a terminar con eso”. Significa quitar a las universidades autónomas, por ejemplo, la facultad para definir sus sistemas de ingreso y permanencia.

Sin dejar de mencionar que ni siquiera hay infraestructura de nivel superior para los millones de jóvenes del país y, aunque la hubiera, la mayoría de ellos estaría condenada al desempleo o al subempleo, porque tampoco hay puestos laborales para emplearlos.

El 13 de agosto ofreció que todos los trabajadores “deberían ganar entre 40 y 50 mil pesos”. Es decir, impondría a los empresarios los sueldos que deben dar a sus trabajadores sin importar las competencias, además de que se reducirían los espacios laborales por los costos tan elevados de sostener una nómina de ese tamaño, con la consecuente baja de productividad y la quiebra inminente.

El 11 de agosto declaró “amnistía anticipada” a los integrantes de lo que él denomina “mafia del poder”, lo cual implica que ya los juzgó, saltándose al Poder Judicial, el debido proceso y las decisiones del Congreso en los casos que requieran juicio político. En sentido inverso, podría AMLO también aplicar condenas a cualquier ciudadano.

Poder absoluto es lo que quiere AMLO. No ser presidente de México, sino emperador.

+++

Aires de Informe de Gobierno dominarán la semana, porque los partidos políticos ya afinan los posicionamientos que darán en el Congreso en la sesión del jueves, que abre el periodo de sesiones y en la que se entregará el documento sobre el estado del país durante el cuarto año de gobierno del Presidente Enrique Peña.

El PAN ya definió que sea el líder de los senadores de ese partido, Fernando Herrera, quien lleve a la tribuna su postura y se prevé que exalte los triunfos que tuvo el panismo en las pasadas elecciones del 5 de junio, en las que ganaron siete gubernaturas, cuatro de ellas con candidatos que eran senadores.

Por supuesto, hará también una dura crítica a los gobiernos priistas.

+++

Coscorrón y regaño aplicó la Arquidiócesis de México a su director de la Comisión de Cultura, Álvaro Lozano Platonoff, por ofrecer diálogo a la comunidad gay, luego de las expresiones homofóbicas de la Iglesia hacia ese sector de la población, en su oposición a los matrimonios entre personas del mismo sexo.

“En la curia no hay ningún trato, ningún compromiso y por supuesto no se va a llevar a cabo ningún diálogo. El padre (Platonoff) no puede actuar por su propia cuenta”, dijo el vocero de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp