Lunes 3.08.2020 - 18:45

AMLO y Serrano

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Manuel López San Martín

La contienda electoral en el DF ha hecho que dos personajes se muestren tal cual son. Andrés Manuel López Obrador y Héctor Serrano se han desnudado políticamente y ya echaron las cartas sobre la mesa.

El tabasqueño no trae en su partido, Morena, números que lo hagan entusiasmarse. Salvo en el caso de Cuauhtémoc, donde Ricardo Monreal tiene posibilidades reales, en el resto de las delegaciones sus cuadros se desfondan. Atrás parece haber quedado el optimismo de López Obrador que hace unos meses hablaba de que ganarían, cuando menos, 25% de los espacios en la ciudad.

Hoy las encuestas públicas y privadas no le dan a Morena para soñar. Si acaso una demarcación de 16 y unos cuantos distritos —entre cinco y siete— de 40. Ése será el tamaño real de AMLO en los próximos comicios. Por eso no sorprende que, a 21 días de la elección del 7 de junio, ya acuse fraude electoral.

El número lo tiene bien ensayado. Lo ha repetido una y otra vez. A nadie debiera sorprender, pues, que ante los datos adversos acuse “complot”. Mucho menos que elija a quién culpar del fracaso electoral de su partido. Él, como es costumbre, no solo no tendrá responsabilidad —a pesar de ser el actor protagónico del proselitismo de Morena—, sino que será “víctima”.

Ya el tabasqueño señaló que “si hay fraude electoral en la ciudad” el responsable será el Jefe de Gobierno, Miguel Mancera. Y aseguró, además, que si hay eso que él llama fraude “vamos a pintar nuestra raya” con el gobernante capitalino.

Fuera máscaras, pues. De nuevo AMLO acusando complot, como hace tres años, como hace seis años, como hace nueve años… como de costumbre.

Del otro lado, retratándose, está el secretario de Gobierno del DF, Héctor Serrano. El operador de cabecera de Mancera no sólo no evadió el golpe lanzado a su jefe, sino que se puso enfrente para recibirlo y servirle de pararrayos —algo que pocos hacen en el gabinete capitalino—. Y contestó, como mejor sabe hacerlo: operando.

Convocó a todos los partidos políticos a una mesa que diera seguimiento al Pacto de Civilidad firmado por las fuerzas políticas el viernes pasado en el IEDF. Claro, Morena no acudió —ni al pacto, ni a la mesa—. En el partido de Andrés Manuel lo que vende es la estridencia, no el diálogo.

Sentó a los hasta hace días enfrentados por los hechos de Cuajimalpa PRD y PRI-Verde, y no sólo logró que acordaran reglas mínimas, sino que firmaran un comunicado conjunto en el cual reconocen lo dicho por Mancera “para que la aplicación de programas sociales en las delegaciones se realice conforme a la ley y no persiguiendo fines electorales”; además promover la figura de los Oficiales Electorales que atiendan de manera inmediata y de oficio cualquier incidente relacionado con los comicios cuando haya sido captado mediante las cámaras de videovigilancia conectadas al C4 del GDF.

El secretario de Gobierno también se reunió con los jefes delegacionales en funciones para exhortarlos a no usar programas sociales para favorecer al PRD y revisar qué programas pueden seguirse aplicando y cuáles no.

Serrano, de la mano de siete de 10 partidos, desarmó a López Obrador, exhibió sus dotes de operador y de paso le paró el golpe a Mancera.

  Off the record... El barco de Adrián Rubalcava y Miguel Ángel Salazar, en Cuajimalpa, hace agua. El ex delegado y actual candidato a diputado local y su delfín a sucederlo parecen necesitar una limpia. No sólo las encuestas ya ponen adelante al candidato del PRD a la jefatura delegacional, Luis Cházaro, y no logran —¿o no les interesa?— sacudirse la imagen de violentos por su cercanía con Los Claudios. Ayer el presidente del PRI en Cuajimalpa —sí, el partido de Rubalcava y Salazar— Tomás Martínez, dijo que no apoyarán a quienes generan violencia y abiertamente anunció que el tricolor en la demarcación respaldará a Cházaro… La que todo apuntaba sería la madre de todas las batallas en el DF, parece estar ya definida. La delantera de la perredista Dione Anguiano sobre la candidata de Morena, Clara Brugada, en Iztapalapa ya es de dos dígitos. La aspirante del partido de AMLO trata de reforzar su trabajo territorial con brigadistas, pero ¡del Edomex! Como quien dice: ese arroz ya se coció.

 En boca cerrada… “Si hay responsable, ése es el actual director del Metro, Joel Ortega”.

El líder del sindicato del Metro Fernando Espino señaló que la culpa del choque de dos trenes en la estación Oceanía de la Línea 5 del STC es de la actual administración, que, dijo, “ha desoído la demanda de mejores herramientas y equipos para que se dé el mantenimiento adecuado a las instalaciones y trenes”.

Twitter: @MLopezSanMartin