AMLO y su pasión por la opacidad

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Placer malsano siente AMLO al ocultar de qué ha vivido en la última década y quién le ha dado el dinero suficiente como para no tener la necesidad de usar tarjetas de crédito ni cuentas bancarias.

Cualquiera que haya escuchado la entrevista que le hizo ayer Pepe Cárdenas, en Radio Fórmula, se pudo percatar de que ante esa pregunta el dueño de Morena no tiene empacho en responder que vivió del “apoyo” de muchos mexicanos, a los cuales nunca identifica ni dice cuánto dinero le dieron. Disfruta el dejar la duda y hasta suelta carcajadas burlonas cuando se le insiste.

Pero eso no es de ahora. Desde su gestión en el GDF (2000-2005) evidenció que le encanta, le apasiona, la opacidad: usar dinero, sobre todo si es público, sin rendir cuentas a nadie.

Por ejemplo, desde la Contraloría capitalina,una de sus actuales operadoras en Morena, Bertha Luján, puso llave al padrón de beneficiarios del Programa de Adultos Mayores, Madres Solteras y Discapacitados; a los gastos en los segundos pisos del Periférico y Distribuidor Vial San Antonio, y a los fideicomisos de obras públicas como el Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación del Distrito Federal.

Y qué decir del dinero privado: nunca dijo qué destino tuvieron los fajos de billetes que se embolsó su entonces secretario particular, René Bejarano, en la oficina del empresario Carlos Ahumada. Inútil resulta pedirle transparencia cuando ha forjado su carrera política ocultando origen y destino de dineros públicos y privados.

+++

Soga al cuello puso ayer el Congreso, con el voto a favor del PRI, al titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, Alfredo Castillo, quien sigue sin explicar quién le autorizó a llevar a los Juegos Olímpicos Río 2016 a su pareja como “representante” de México.

La Comisión Permanente aprobó llamarlo a comparecer ante los vergonzantes resultados que ha obtenido la delegación mexicana en la justa olímpica y hasta el PRI celebró ese llamado a Castillo: en voz del senador Jesús Casillas ese partido destacó que “en el PRI estamos a favor de la transparencia y de la rendición de cuentas” y “no encubrimos a nadie”.

Sí, usó el verbo “encubrir”.

+++

Alerta en el sector salud: cada día unas mil menores de edad, de entre 10 y 18 años, se convierten en madres. Ante ello el gobierno federal puso en marcha una estrategia de prevención que se enfoca en hacer “más amigables y accesibles” las clínicas de salud, acompañada de una campaña masiva de información en Internet y redes sociales.

De hecho este fenómeno ya es considerado un asunto de salud pública.

+++

Pomada para el ardor debería usar el exsecretario ejecutivo de la CIDH Emilio Álvarez Icaza, quien ayer dejó ver nuevamente su resentimiento hacia el país al decir que “México es el nuevo Venezuela en términos de aproximación a la Comisión. La posición sustantiva es la misma que la de Venezuela (…).

México era un gran aliado de la Comisión. Ahora empieza a jugar un rol de amenaza”.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp