Anaya quiere arrasar

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Ubaldo Díaz

Los panistas saldrán a votar para elegir a su dirigente nacional entre Ricardo Anaya y Javier Corral. No será una elección complicada, ya que hay un favorito para ganar, aunque lo difícil puede venir después. Anaya busca la reconciliación, mientras el de Chihuahua la confrontación. Corral se queja constantemente del desarrollo de la contienda. El queretano tuvo un crecimiento político excepcional en los tres años de la presente administración, en la que pasó de ser un diputado discreto en la LXII legislatura a coordinar la fracción legislativa, encabezar la mesa directiva de la Cámara de Diputados y dirigir a su partido, en forma interina, por varios meses. Teniendo la opción de competir por la candidatura del PAN al gobierno de Querétaro, prefirió hacerse a un lado, ante la eventualidad de convertirse en el sucesor de Gustavo E. Madero. Del adversario de Javier Corral Jurado se cuentan muchas historias en relación a su postulación, donde dicen estableció amarres para la probable candidatura presidencial del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle. Se habla de la existencia de un cónclave de gobernadores panistas trabajando para su triunfo en la contienda interna.

 Los priistas se encuentran en plena actividad, ya que por un lado Carolina Monroy se muestra deseosa por conocer el manejo de la secretaría general del PRI, por lo que se acercó a quien ocupa ese posición, Ivonne Ortega, para que la placee y le explique del tema. Por lo pronto, comieron en el restaurante favorito de los políticos. El diputado Manlio Fabio Beltrones, en sus desplazamientos aseguró que buscará la renovación del PRI tal y como lo sugirió el presidente Peña Nieto en su última visita al partido, pero con el añadido de que esta renovación deberá tener un rumbo y objetivos bien definidos: apoyar a México y al propio jefe del Ejecutivo en su tarea de transformación a fin de consolidar el desarrollo del país en este siglo XXI. Atrás quedaron los tiempos de la sana distancia entre el partido y el Presidente de la República, confirmó el líder priista. Beltrones llega con el gran apoyo de la clase política. Sin embargo. Una exdiputada nos decía de ese partido, el PRI viejo es lo mismo que el PRI nuevo.

 El político más respetable de la izquierda, Cuauhtémoc Cárdenas, rechaza regresar al PRD, ni siquiera a dirigirlo, pero si está a favor del senandor guerrerense Armando Ríos Piter, quien por cierto, dice que López Obrador no representaría ningún cambio, con él no se podría modernizar el partido, ni los jóvenes recibirían una oportunidad para participar en las dirgiencias del amarillo. Navarrete y demás chuchos insisten en invitar Andrés Manuel a diálogar pero la respuesta a Silvano Aureoles fue grosera, le espeto al gobernador electo de Michoacán que era un achichincle de Beltrones. Y así insisten en hablar el cacique tropical.

ubaldodiazmartin@hotmail.com

hombresdelpoder.com