Antesala 2018: la asamblea PRImorosa, el frente amplio y Odebrecht

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • horaciov-columnista

Como es de esperarse, los partidos políticos ajustan sus estrategias de cara a la elección presidencial de 2018. La coyuntura de los últimos días ha apuntado a eso. Algunos comentarios al respecto.

La cumbre de Chihuahua. Como se sabe, la semana pasada los líderes del PAN y del PRD, algunos aspirantes independientes a la presidencia y otras figuras políticas de renombre se reunieron en Chihuahua para reforzar la propuesta de un “frente amplio” opositor. Ello, con la notoria ausencia de Margarita Zavala, quien ha encabezado en los últimos dos años las intenciones de voto como posible candidata de Acción Nacional. Parece difícil que la idea de un frente opositor pueda transitar. Se requeriría, en efecto, de mucho trabajo de amortiguamiento de diferencias entre los líderes, para que pudiera llegar a presentarse un programa político coherente, además de ponerse de acuerdo en el método para seleccionar una candidatura común. El manual de texto diría que el partido con menos posibilidades de triunfo se tendría que sumar al mejor posicionado (o sea, en el caso, el PRD sumarse al PAN), cuando justamente en el PRD no acaba de resolverse internamente, sobre el tema de las coaliciones, si se deberían hacer con Acción Nacional o con Morena. En todo caso, las conversaciones sobre la alianza funcionan, por ahora, como un pegamento que evita divisiones y escisiones dentro de los partidos.

Asamblea PRImorosa. Es cierto que todo partido en el gobierno siente como su obligación el tratar de ganar las siguientes elecciones. Eso explica lo que vimos el fin de semana: una asamblea muy estándar, muy estilo PRI, un evento faraónico para respaldar al presidente de la República y para modificar todo lo modificable que pueda responder a la coyuntura. En este caso, remover candados para ampliar la baraja cuando llegue el momento de la definición del candidato, que será hacia finales de año. Eso sí, despertando gran hilaridad y morbo externos sobre qué puede decir el PRI en materia de corrupción. Y lo otro: si bien muchas cosas pueden pasar en un año, sería bueno que alguien nos explicara qué podrá ser eso que ven los priístas y que los demás no estamos viendo. Si Ernesto Zedillo y Felipe Calderón terminaron sus sexenios con más del 60% de aprobación y su partido no pudo ganar las elecciones, ¿en serio creen que el 12% al 15% en que se calculaba la aprobación de Peña antes del socavón y Odebrecht, o la ajustadísima y muy cuestionada victoria en el Estado de México, dan para esas pirotecnias triunfalistas?

Odebrecht México. Medios brasileños divulgaron la madrugada del lunes lo que era vox populi: “presuntos” sobornos al ex director de PEMEX, desde que era integrante de la campaña presidencial. Ahora se entiende por qué la PGR reservó el expediente por 5 años. Si en algo no nos deja de sorprender este gobierno, es en la generación cada vez más recurrente y constante de escándalos de corrupción, y en su incapacidad para reaccionar una vez que estallan.

hvives@itam.mx

Twitter: @HVivesSegl