Aristoteles reparte culpas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Francisco Cárdenas Cruz

Más que grave, esa acusación hecha por el gobernador priísta de Jalisco, Aristóteles Sandoval, al gabinete de seguridad que encabeza el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y al ex procurador general de la República, Jesús Murillo Karam de que desde hace año y medio los alertó sobre el fortalecimiento del cártel Jalisco Nueva Generación y nada hicieron para evitarlo.

Severa y públicamente cuestionado por tolerar el crecimiento e infiltración de ese grupo criminal en niveles estatales de gobierno, el joven mandatario optó por el reparto de culpas, tras el sangriento narcoataque del viernes pasado, sin calcular el alcance de sus palabras o a sabiendas de ello.

DE ESTO Y DE AQUELLO...

A casi ocho meses del caso Iguala y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en la que tuvieron participación directa las fuerzas federales, capturaron en Cuernavaca al ex subdirector operativo de la Policía del municipio guerrerense, Francisco Salgado Valladares.

Éste era subalterno del secretario de Seguridad Pública igualense, Felipe Flores Velázquez, quien sigue prófugo, cuando ocurrieron los hechos del 26 de septiembre del año pasado y se le señala como uno de los elementos de esa corporación, que detuvieron a los estudiantes y los entregaron al grupo Guerreros Unidos.

Su aprehensión ocurre justo cuando la Comisión del PRD que preside Pablo Gómez, rindió un amplio informe sobre lo sucedido, y en él se confirma que el ex edil de Iguala y ex secretario de Salud del gobierno de Ángel Heladio Aguirre, y hoy militante de Morena, impuso a José Luis Abarca como candidato a la alcaldía.

En ese informe se responsabiliza a la corriente Nueva Izquierda, de Los Chuchos, Ortega y Zambrano, de la postulación de Abarca a pesar de que la encuesta interna realizada por el Consejo Estatal del sol azteca, fue ganada por Óscar Díaz Bello.

Con el secuestro y ejecución del periodista veracruzano Armando Saldaña Morales, decimotercero que ocurre en la entidad que gobierna el priista Javier Duarte, éste volvió a convertirse en blanco de rudas críticas de representantes de medios de comunicación que lo responsabilizan de los crímenes de sus colegas ocurridos durante su gestión.

Saldaña Morales era reportero de la estación radiofónica La K Buena de Tierra Blanca, en la que denunció actividades de grupos criminales, tras lo cual fue “levantado” por un grupo armado, que tras torturarlo y darle muerte, lo llevó hasta la comunidad oaxaqueña Morelos, municipio de Acatlán de Pérez Figueroa, en donde fue encontrado.

Igual que ocurriera con los 12 periodistas veracruzanos asesinados anteriormente y la desaparición de cuatro más, en esa entidad hay indignación, dolor e impotencia, ante la ausencia de protección y garantías de quienes laboran en diarios, semanarios y estaciones de radio.

fcardenas@pulsopolitico.com.mx

Twitter: @MXPulsoPolitico