Asamblea YoSoy132 y medios

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Elisa Alanís.

Mal síntoma que ninguna televisora o radiodifusora “pública” o privada transmitió en vivo la Asamblea 132 que se llevó a cabo ayer en Ciudad Universitaria.

De eso se trata el principal reclamo de YoSoy132, de la falta de pluralidad en los ámbitos que han paralizado al país en el proceso democrático.

La demanda de los universitarios va encaminada a que, coincidente con nuestras opiniones o no, podamos presenciar en los medios masivos de comunicación un evento histórico como el que se dio ayer en territorio de la UNAM.

A ningún medio le interesó llevar a la población toda la reflexión, el debate y los posicionamientos del movimiento que en pocos días transformó el proceso electoral, que logró mover de lugar al duopolio televisivo, que permanece como Trending Topic en las redes sociales y que se puede convertir en catalizador de una nueva forma de relación entre ciudadanía y Estado.

¿No es de interés periodístico?

Algunas personas, con toda razón, me preguntaron ¿por qué se tendría que cubrir este evento y no otros? o ¿por qué habría de transmitirse toda la asamblea si no es atractiva?

De acuerdo, pero precisamente por eso necesitamos una diversidad mediática que permita que los mexicanos contemos con todas las opciones posibles para decidir qué queremos ver y escuchar (o qué no queremos). ¡Ayer, no hubo ni uno!

No estoy en contra de medio alguno, estoy a favor de que existan más perspectivas y más oportunidades.

Estoy a favor de que cada medio ejerza su libertad de expresión y permita siempre a sus periodistas ejercerla.

Sobre este tema, es claro y puntual el comunicado que emitieron los estudiantes del CIDEes132: “No buscamos controlar la opinión de los medios, sino permitir que se escuchen más voces…”

Para ello no sólo necesitamos la apertura en el modelo comercial, sino como en otras democracias, son indispensables medios públicos además de los gubernamentales, universitarios, comunitarios, etc. (muchos de ellos, junto con compañeros periodistas, haciendo buenos esfuerzos a pesar de sus limitantes).

En México no hay propiamente medios públicos. La figura legal es un permiso que otorga el Estado, es decir, son permisionarios. Para que existan estos medios ciudadanos hacen falta condiciones básicas como:

independencia de los gobiernos que los financian y eligen a sus directores.

Teveunam, por su diseño legal y su comunidad académica, es uno de los permisionarios más favorecidos en fondo y forma para convertirse en un gran espacio de la sociedad. Y ayer ¿qué transmitió mientras en sus jardines se congregaban más de una treintena de universidades, 150 voceros representando a más de seis mil estudiantes que discutían temas centrales para el futuro del país? Un grupo de música, series internacionales de la Deutsche Welle, un documental donde veíamos la caída de agua del Mississippi, etcétera.

Que cada medio decida en libertad sus contenidos y que cada quien vea y escuche lo que quiera, pero para ello necesitamos tener las opciones para hacerlo.

Y si no, que los jóvenes lo demanden.

elisa.alanis@3.80.3.65

Twitter: @elisaalanis