Banxico, sin prisa para subir sus tasas

¿A dónde van los 163 delegados de Marco Rubio?
Por:
  • larazon

Tal como era anticipado, el Banco de México volvió a dejar sin cambios la tasa de fondeo, en 4.5%. De hecho, el contenido del comunicado dejó ver un sesgo acorde con nuestra expectativa de inacción del banco central en lo que resta del año.

En una balanza, observamos a un banco central ligeramente más inclinado hacia el alentador comportamiento de la inflación, que hacia riesgos al alza en la recuperación económica.

Por lo que toca al entorno internacional, el banco central volvió a destacar que la crisis en la Zona Euro impone mayores riesgos a la baja sobre la recuperación económica global; sin embargo, agregó un matiz muy importante: La limitada exposición de Estados Unidos a tales eventos. De la anterior aclaración fácilmente podríamos derivar que la exposición de México a la crisis en Europa vía Estados Unidos es también limitada. En este espacio ya hemos aclarado que la vulnerabilidad directa de la economía mexicana a los eventos en Europa es también muy baja.

Asimismo, el Banco de México también subrayó que el actual contexto internacional ha conducido a una menor sincronía entre los ciclos monetarios de los distintos países. De hecho, confirmó su expectativa de que en algunas economías avanzadas se prolongará la holgura en las condiciones monetarias. Vale la pena también recordar que la sincronía entre los ciclos de política monetaria de México y Estados Unidos no suele ser perfecta, aunque esta vez el periodo entre el comienzo de los ciclos de alzas del Banco de México y la Reserva Federal podría no ser muy extenso.

En lo referente a los escenarios de actividad económica e inflación, el banco central destacó que el consumo y la inversión continúan rezagados, aunque han mostrado “cierta mejoría” recientemente. En el segundo caso, se reiteró que tanto el componente subyacente como el no subyacente de la inflación han tenido una evolución favorable más allá de efectos estacionales o coyunturales. Más aún, se eliminó la referencia al monitoreo de presiones inflacionarias reflejadas en el comportamiento de la brecha de producto, expectativas de inflación y revisiones salariales.

Con relación a la ausencia de las referencias arriba mencionadas, el hecho de que tanto las expectativas de inflación de mediano como de largo plazo permanezcan estables, las revisiones salariales en términos reales han sido muy pequeñas y nuestra expectativa de que la brecha de producto continuará siendo negativa por el resto del 2010 y buena parte del 2011; nos lleva a interpretar la ausencia de dichas referencias de manera optimista respecto al tema de presiones inflacionarias. Por lo tanto, confirmamos nuestro escenario donde el Banco de México se mantendría sin modificar la tasa de fondeo por el resto del año.

e-mail: jvirgenroj@banamex.com