Beltrones is back

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • Carlos Urdiales

Como sea, Manlio Fabio Beltrones mantuvo bajo perfil durante un año, el exdirigente nacional del PRI apechugó, cuidó institucionalmente al Presidente Peña Nieto luego del desastre electoral de 2015, asumió culpas ajenas.

Ahora, el sonorense que nunca se va, está de regreso, su mano se siente hasta en Chiapas, reyerta entre los verdes de Manuel Velasco y los hijos de dos ex gobernadores, Zoé Robledo y Roberto Albores Gleason de cara a la sucesión local.

Manlio establece diferencia entre su posición e influencia al interior del PRI, con aquellos que, vía descafeinada alharaca, quieren disputar los procesos, violar los candados. Orgullo y pertenencia, más pertinentes que nunca, dice.

Manlio traza rutas, hace valer su historia y visión, con él, así lo ven muchos, no hay pleito, hay solución. Con él no existen casualidades. Va ejemplo:

Enrique Ochoa Reza en entrevista con Bloomberg-El Financiero dijo que el PRI es flexible ante la idea de un candidato a la presidencia sin militancia. Que su partido encabeza las preferencias. No mira la merma de votos contantes de los últimos años. Perfila una Asamblea, la XXII el próximo 12 de agosto, de profundas definiciones.

Al día siguiente, Manlio Fabio Beltrones en entrevista con Reforma, dice que el PRI no puede ser un taxi, un vehículo que transporte de un sitio a otro a gente sin militancia, sin orgullo e identidad partidista, incluso a delincuentes, porque luego al que terminan castigando es al taxista.

Enorme metáfora si atendemos al modus patrimonial de su sucesor en la dirigencia tricolor, con su emporio de… taxis.

Manlio Fabio Beltrones no es, como dijimos de Javier Duarte, un factor rumbo al 2018, él es poderoso factótum, no el primero, pero ni de lejos, el último.

 Salvando a la gallina de los huevos de oro. Enrique de la Madrid, secretario de Turismo, quiere articular con otras dependencias, acciones para la seguridad en destinos turísticos como Los Cabos, Acapulco o Cancún ante la amenaza del crimen organizado.

El daño que puede ocasionar una temporada roja como la que se percibe, es incuantificable. La imagen de México como destino seguro no se construye de la noche a la mañana; sin embargo, demoler la misma requiere poco tiempo.

Hoy México no vive una catástrofe en ese sentido, los indicadores reflejan la salud del sector turístico, más y mejores visitantes, más derrama, mejor posicionamiento a nivel global, mejor infraestructura, más cuartos, más pistas, mejor interconectividad.

Los logros alcanzados con el concurso de iniciativa privada y políticas públicas demandan acciones firmes, estrategias finamente articuladas para enfrentar la insolencia criminal y la insolvencia de autoridades que, al parecer, ni pueden, ni renuncian.

Por cierto. Beltrones y De la Madrid desayunaron el miércoles 7. Escena con dos personajes diferentes, no distantes. Encuentros con aroma a futuro, a política, a mucha política.

urdiales@prodigy.net.mx

Twitter: @CarlosUrdiales