Beltrones y Anaya, frente a frente

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Francisco Cárdenas Cruz

Igual que cuando lideraron las bancadas de sus partidos en la LXII Legislatura que está por concluir, Manlio Fabio Beltrones y Ricardo Anaya volverán a estar frente a frente como presidentes del PRI y del PAN: el sonorense rindió protesta anoche en una tumultuaria sesión extraordinaria del Consejo Nacional en el auditorio Plutarco Elías Calles y el queretano lo hará esta mañana, en la sede blanquiazul de la colonia Del Valle.

Entre los dos nuevos dirigentes existe una relación de respeto, cordial y hasta afectiva establecida en San Lázaro, misma que no les será fácil mantener al frente de sus partidos ante la situación política y económica que priva en el país y de cara a elecciones estatales en 2016 y 2017 y en las federales de 2018.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

Con el sombrío panorama originado por el derrumbe del peso frente al dólar y el del precio del barril de la mezcla de crudo de exportación, era esperado que tanto el Banco de México, primero, como la Secretaría de Hacienda, después, redujeran sus pronósticos de crecimiento económico del país, como ambas lo han hecho.

Y es que por más optimismo oficial en discursos, mensajes y declaraciones que se escuchan a diario y a todas horas del día y de la noche, la terca realidad lo sigue rebasando y propicia los habituales abusos que desatan una escalada de precios que repercuten en la economía familiar y causan irritación.

Como siempre, el pretexto para que todo empiece a costar más es el mismo: el encarecimiento del dólar en su cotización frente al peso —al cierre de operaciones, ayer, cerró en 17 pesos con diez centavos— que día a día se hunde más sin que se sepa hasta cuándo seguirá así.

Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda, el funcionario al que siempre le corresponde, en razón de su cargo, dar las malas noticias, anunció ayer que el pronóstico de crecimiento económico se redujo de un rango anterior de 2.2 a 3.2 por ciento, a 2 y 2.8.

Dijo que con esa reducción se espera que la economía mexicana crezca, “en el mejor de los escenarios”, 2.8 por ciento, aunque reconoció que “el panorama externo para México es negativo y por lo tanto, actúa en contra del país”.

El miércoles de la semana pasada, el Banxico volvió a bajar su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto para este año de entre 2 y 3 por ciento a uno de 1.7 a 2.5 por ciento debido, según explicó el gobernador de la institución, Agustín Carstens, al efecto negativo sobre la producción industrial y las exportaciones netas de Estados Unidos.

fcardenas@pulsopolitico.com.mx

Twitter: @MXPulsoPolitico