Busca PRI candidato no militante

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Aexcepción del actual secretario de Hacienda, qué mal y decepcionados deben haberse sentido los demás miembros del gabinete a los que se menciona insistentemente como prospectos para alcanzar la candidatura presidencial del año que entra después de que, tanto el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, como el líder de los diputados de ese partido, César Camacho, coincidieron en que quien sea postulado no milite en sus filas porque de ser así, difícilmente ganaría la elección del primer domingo de julio de 2018.

El único integrante del equipo presidencial que está hoy en esa situación es José Antonio Meade Kuribreña, quien ciertamente no milita en el tricolor y al que en la cúpula gubernamental —no así en las filas del priismo y menos en la corriente interna que demanda el fin del “dedazo presidencial”— se considera con amplias posibilidades de ser quien finalmente resulte “ungido” dado que no es militante, como aquéllos insisten en proponerlo.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

SEA cual sea la decisión de los integrantes del Tribunal Electoral de Coahuila sobre la elección de gobernador de ese estado, de la que resultó ganador Miguel Ángel Riquelme, del PRI, en medio de acusaciones de irregularidades de quien fue su opositor, Guillermo Anaya Llamas, del PAN, será el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación el que avalará el resultado.

ÉSTE, como se ha señalado ante tantos pros y contras que se multiplicaron después del controvertido proceso, podría ser: ratificar el triunfo del priista, revertir el resultado a favor del panista ­—lo que para no pocos sería una concertacesión tipo salinista, ante la presión blanquiazul— o declarar la nulidad y convocar a una elección extraordinaria.

CUALQUIERA que sea el fallo final, las reacciones de inconformidad y protestas callejeras serán igual por parte de dirigentes y militantes de los dos principales partidos políticos en esa contienda que, con razón o sin ella, se sentirían afectados y también por la organización y el costo económico que tendrían los nuevos comicios.

LA anulación de la elección en Coahuila arreciaría de inmediato la presión que por instrucciones del presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, emprendió desde la semana pasada la que fuera candidata de ese partido al gobierno del Estado de México, Delfina Gómez Álvarez, para que se hiciera lo mismo en la de éste.

ELLA realizó una marcha de Texcoco a la sede de la Cámara de Diputados para instalar un plantón y solicitar apoyo de sus integrantes; después intentó hacer lo mismo en la Basílica de Guadalupe, lo que le fue impedido, y encabezó un mitin cerca de Los Pinos, actos que seguramente redoblaría en caso de que se anulara la elección de Coahuila.

fcardenas@pulsopolitico.com.mx

Twitter: @MXPulsoPolitico