Buzones para bebés

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La gran cantidad de bebés recién nacidos en las calles hizo que las autoridades reaccionaran y en países como Austria, Suiza, Hungría, República Checa, Rusia, Italia y Japón crearan unos buzones incubadora llamados baby box, en donde madres que no quieren conservar a sus recién nacidos los pueden ir a dejar.

Los buzones permiten abandonar a los bebés de forma anónima en un lugar seguro y una vez depositados ahí, éstos se sellan y sólo pueden ser abiertos por personal médico, que a su vez tiene la obligación de informar a las autoridades.

El primer buzón empezó a funcionar en 2000 en Hamburgo, Alemania, administrado por la asociación SterniPark. En ese momento las autoridades empezaron a darse cuenta de que decenas de bebés eran abandonados en la calle o en botes de basura.

En los últimos 15 años sólo esta organización recibió a 48 menores. De éstos, 16 madres regresaron arrepentidas por sus chiquitos.

Hay muchos que están a favor de estos buzones y, sin duda, están conscientes de que es una forma de poder salvar una vida.

Pero también han sido criticados por parte de la Iglesia, organizaciones civiles y gobiernos, que consideran que de esa manera se fomenta una actuación irresponsable por parte de los padres al tomarse como una salida fácil, que además atenta contra el derecho que todo niño tiene a una identidad y a conocer sus orígenes.

En Rusia 20 bebés son colocados cada mes en los buzones. Desde que opera el programa en ese país, 42 de esos niños han sido adoptados y ocho han podido reunirse con sus familias originales, seis con sus madres y otros dos con sus abuelas.

Para regresar a los bebés se requiere un análisis genético y comprobar que la familia está en condiciones de hacerse cargo.

En ese país, tras cinco años de estar operando estos buzones, la presidenta del Comité para Familia, Mujeres y Niños de la Duma o Cámara de Diputados ha enviado una iniciativa para prohibir esta práctica. Dice que no son otra cosa que el estímulo para rechazar recién nacidos.

La contraparte afirma que las madres que no quieren o pueden tener a sus bebés los dejan en los buzones por miedo a la máquina estatal y a la sociedad.

En Alemania, por ejemplo, hay una ley que permite a las mujeres realizar partos anónimos en hospitales sin consecuencias penales, y dejar a los bebés para que sean puestos en adopción.

Muchas de estas madres que abandonan a sus hijos son adolescentes. Por lo menos la mitad tiene menos de 19 años. En México tenemos también un problema muy serio con el embarazo de adolescentes.

La semana pasada platiqué con el secretario de Salud, el doctor José Narro, y me decía que las cifras en niñas y adolescentes son alarmantes. En particular en niñas de 11 a 19 años.

“En estos casos uno tiene que pensar que prácticamente lo que sucede es eso, son casos de abuso y son casos de un fracaso en el conjunto de la sociedad, en la familia, en las instituciones, en el campo de la salud. Lo digo con toda claridad: también en el de la educación”, expuso.

El doctor Narro me expresó preocupado: “30 nacimientos al día entre niñas de 14 años o menos, y ya no digamos las que son adolescentes, que a alguien le puede parecer, bueno, ya tiene 15, 16 o 17 o ya tiene 18 o 19 años, pero ¿fue planeado ese embarazo?, ¿es un embarazo deseado?, o ¿va a haber una ruptura en la vida de la mujer? Yo les recuerdo: en este país 1 de cada 4 hogares hoy está mantenido por una mujer”.

Narro Robles me indica que lo más importante es la educación para la prevención de los embarazos, y que también tienen los centros.

La Secretaría de Salud hace intensas campañas para prevenir embarazos adolescentes, pero éstas también generan resistencias en algunos sectores de la sociedad.

Otro dato, según el doctor Cuauhtémoc Celis González, presidente del Colegio Mexicano de Especialistas de Ginecología y Obstetricia: en el país el número de abortos es de 33 por cada mil mujeres, mientras que en el mundo es de 29 por cada mil. Lo alarmante es que de 15 a 19 años la cifra es de 44 y de 20 a 24 años está en 54.

En México no tenemos datos que nos indiquen cuántos niños son abandonados en las calles y el campo, pero la cifra no debe ser menor. El embarazo no deseado es un problema que hoy tiene consternadas a las autoridades de salud y que se puede convertir en un problema aún más serio.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter: @bibianabelsasso