Cambio climático: discurso o compromiso

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Salvador del Río

En la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en París, las dos grandes potencias generadoras de la mayor parte de contaminantes en el mundo, Estados Unidos y China, se comprometieron a reducir la emisión de gases letales, que tienen al mundo cerca del colapso por el cambio climático.

Estados Unidos y China reconocieron, por primera vez en la historia, su responsabilidad en este fenómeno que es inherente al desarrollo industrial, pero que revela la incapacidad del hombre para dar a ese desarrollo un sentido profundamente humano.

El cumplimiento de ese compromiso por parte de las dos potencias más contaminantes, y de todos los gobiernos representados en la cumbre de París, no es fácil ni previsible en el corto plazo. Requerirá de grandes esfuerzos para cambiar el concepto y los procesos del desarrollo, que da a los combustibles fósiles una presencia preponderante en la vida de todos los países del mundo. La sustitución de ese elemento por energías renovables, libres de contaminación, requerirá inversiones, pero sobre todo voluntad de cambio.

Será necesario también la renuncia de grandes intereses económicos, de todo un aparato y de estructuras que desde la aparición de la revolución industrial, han determinado una carrera, al parecer indetenible, que acompaña a los programas del desarrollo de las comunidades, sin tener en cuenta su propia sobrevivencia.

Según los más autorizados estudios científicos, dos grados de calentamiento global, en los próximos años, pondrían en riesgo la vida misma del mundo y nos someterían a una existencia precaria, como no existió desde la presencia del ser humano sobre la faz de la tierra.

Evitémoslo. Hagamos del planeta que nos tocó vivir una tierra habitable, antes de que el gran caos de nuestra naturaleza termine por hacernos la vida imposible. El compromiso adquirido en la cumbre de París no debe quedar en el discurso político ni en la intención no cumplida. Es una cuestión de vida o muerte para la humanidad.

srio28@prodigy.net.mx