Canal del Congreso, 20 años

AMLO-Peña Nieto
Por:
  • javier_solorzano_zinser

Quizá a algunos les parezca un somnífero o un buen método para dormir, pero para muchos, por cierto, cada vez son más, es el gran referente para conocer la dinámica, los debates y las decisiones que toman los legisladores. Nos referimos al Canal del Congreso, que está cumpliendo muy buenos 20 años.

La construcción del canal ha sido la suma de voluntades de legisladores y de un grupo de talentosos y comprometidos trabajadores. Ha sido también posible por sus diferentes directoras y directores que han entendido su tiempo, a lo que se suma que han puesto en juego sus reconocidas capacidades, han sabido actuar en los terrenos siempre complejos y tortuosos del Legislativo.

Virgilio Caballero, fundador y director; Guillermo Montemayor, Leticia Salas y Blanca Lilia Ibarra, actual directora; han desarrollado al frente del canal un trabajo sensible con una gran convicción democrática.

El gran esfuerzo por la autonomía técnica, para no depender de otros para la transmisión de la programación y particularmente las sesiones de los plenos y comisiones, ha logrado por fin concretarse. Gracias al compromiso de los legisladores, y sobre todo por el tesón y la visión de Blanca Lilia Ibarra se ha podido dar este estratégico paso.

El Canal del Congreso ha sido un actor central en la vida política del país. Está justo atrás de Canal Once, Canal 22, TV UNAM, en ese orden, como la televisora pública más reconocida a nivel nacional. Televisa y TV Azteca van por delante, Imagen todavía no aparece en estas mediciones.

Los medios públicos tienen cada vez más reconocimiento y audiencia. Los sistemas de radio y televisión de los estados son, en un buen número de casos, alternativa u opción a las redes nacionales. El público quiere saber lo que pasa en su entorno, quiere ver a los suyos y a aquellos con quienes están, directa o indirectamente, en sus vidas.

Las audiencias en muchos estados del país quieren estar al tanto de la cultura, el deporte y la política de y en su comunidad.

El Canal del Congreso ha sido testigo y actor de hechos importantes y trascendentes de los últimos 20 años. Ha sido testigo, por ejemplo, de cómo a Vicente Fox no lo dejaron entrar al pleno de San Lázaro para entregar uno de sus informes.

Es el centro de todas las trasmisiones del Legislativo, hecho que, entre otras cosas, ocasionó que se desplazara al sistema de televisión de la Presidencia, Cepropie, lo que dejó en manos del Canal del Congreso las trasmisiones de las tomas de protesta presidencial.

Ha sido un largo camino por el cual no ha sido fácil transitar. Es un aprendizaje colectivo diario que va más allá del quehacer televisivo. Es hacer las cosas bajo la premisa de los equilibrios y la convicción democrática a toda hora y en todo momento.

Esto es lo que desde hace 20 años hacen diariamente las y los trabajadores del Canal del Congreso.

RESQUICIOS.

Así nos lo dijo ayer Gonzalo Hernández Licona, del Coneval: En el corte de cada dos años hay hallazgos en materia social que debieran ser atendidos en este año político. Uno de los grandes retos es superar la irregularidad de los ingresos de las familias, deben crecer de manera firme y sistemática.

La pobreza extrema ha disminuido, es por ello que han crecido los niveles de pobreza —de pobreza extrema se “asciende” a la pobreza—. El reto es tener círculos virtuosos, de otra manera no hay posibilidades de revertir las cosas. Los países que logran disminuir los niveles de pobreza porque tienen crecimientos regulares y consistentes. Con lo que crece el país no hay manera de dar la vuelta.

Coneval hace tres grandes recomendaciones:

1. Al haber ahora una mejor coordinación entre las dependencias se han logrado tener políticas coincidentes, el mecanismo se debe mantener.

2. No sólo se trata de reducir la pobreza, urge abrir oportunidades para TODOS.

3. Una discusión que hay que rescatar es sobre la necesidad de tener un sistema de seguridad justo y de carácter nacional.