Martes 14.07.2020 - 02:15

Carta a Marti Batres (puro bla-bla-bla)

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Carlos Alazraki

Mi nada estimado Sr. Batres:

¿Cuántas veces se habrá usted dado cuenta de que sus declaraciones en los medios atraen cada día a menos gente? ¿Cuántas veces se habrá usted dado cuenta de que sus declaraciones en la mayoría de las veces son verdaderamente intrascendentes? ¿Cuántas veces se ha creído usted las estupideces que salen de su boca? Me queda claro que ninguna. Porque si usted tuviera 10 gramos de materia gris, se daría cuenta de que el camino que escogió es un juego de niños. Y también me queda claro que usted se muere de ganas de ser el clon de su jefe.

Pero también espero que le quede claro que la distancia entre usted y su jefe para que lo pueda clonar es de aproximadamente tres viajes redondos a la Luna. Y aunque usted trate de imitarlo, no le llega ni le llegará a la punta de los dedos del pie. Andrés es absolutamente neta y muy creyente de sus ideales. Usted es una veleta y un bailarín que baila al son que le toquen. Ésa es su historia y ésa es y será su trayectoria. La mayoría de los mexicanos está harta de sus amenazas. Sí, de sus clásicas amenazas al estilo de Pedro y el lobo. Nada más que le recomiendo que ya deje de hablar, porque en este cuento usted es Pedro y nosotros el lobo. Todo esto viene a cuento por sus últimas amenazas a los padres de los niños en Oaxaca, donde ustedes en Morena iban apoyar a las ratas de los dirigentes de la CNTE, para que sus agremiados no den clases la próxima semana. Declaraciones que de verdad a la gente pensante nos dio mucha risa. Y, por si mis lectores no leyeron sus idioteces, les resumo lo más importante: “Debe haber una alianza entre los maestros de la CNTE y Morena, para defender a la niñez, y a los maestros de la educación contra la Reforma Educativa”.

Otra: “No nos metemos con acciones inmediatas, sino la perspectiva de cambiar al gobierno”. Y ya no le sigo porque corro el riesgo de que mis lectores no terminen de leer mi carta semanal. Martí: Soy un creyente de la libertad de expresión. Soy una persona que respeta la forma de pensar de cada ser humano. Soy una persona que no se espanta por los errores de nuestros políticos. Ni soy dueño de la verdad absoluta, ni lo seré. Soy una persona que ignora a los mentirosos y a los convenencieros. Pero sobre todas las cosas, amo muchísimo a mi país. Y me da mucho coraje que una persona como usted se aproveche de personas menos privilegiadas y les mienta en cada declaración mediática. No soporto que personas como usted sean ese tipo de gentuza que jamás reconoce ningún logro de ningún partido si no es el suyo. Es muy sacante de onda que personas como usted sean las únicas que se crean con la verdad absoluta. Y para colmo se crea ese viejo pensamiento stanlinista de que “si no estás de acuerdo conmigo, estás en contra de mí”.

Y para mí es más lamentable que seas presidente de un partido cuando en el fondo eres un guerrillero en lugar de político. Claro, un guerrillero del siglo pasado. Por último Martí, me queda claro que tu objetivo es desestabilizar a México. Me queda claro que serías el ser humano más feliz del mundo si Andrés Manuel fuera electo Presidente de México. Porque ya te verías como un futuro ministro aliándote con Maduro y compañía. Es más: me queda claro que te gustaría ser un wannabe Che Guevara.

Y entiendo muy bien que Elena Poniatowska y Dolores Padierna serían miembros de tu Politburó. Ya para terminar, te daría un consejo: Cambia tu historia, porque esta que estás viviendo es de un cuento de los años 60.

Despierta de este sueño. No serás ni el Príncipe Valiente ni La Cenicienta. Más bien serás. La Bella Durmiente.

razon@alazraki.com.mx