Sábado 28.11.2020 - 17:12

Carta dirigida a los maestros de la sección 22 de la CNTE en Oaxaca (buenos para nada)

Carta de Benjamín González Roaro
Por:

Detestables maistros:

 

Hacía mucho tiempo que no les escribía porque sentía que no valía la pena perder el tiempo con ustedes.

Sin embargo, con lo que ha pasado en Oaxaca esta última semana, ahora sí que vale la pena.

Empezaré por platicarles que en las redes sociales se ha viralizado un mensaje dedicado a todo su gremio.

En dicho mensaje se demuestra el repudio que la sociedad les tiene.

Y para mis lectores que no lo hayan leído se los reproduzco:

“Mientras —según ustedes— los represores soldados ayudan a la población, ¿dónde han estado ustedes bola de sinvergüenzas de la Sección 22 de la CNTE, que no se han molestado ni siquiera en levantar un escombro?”

Ésa es la esencia del comentario.

Y a partir de ese comentario tan acertado decidí escribirles mi carta semanal.

No tengo duda de que ustedes son una bola de sinvergüenzas.

Son unos vividores del Estado y unos buscapleitos naturales.

Son una bola de chantajistas, ladrones, lambiscones y corruptos.

No son maestros ni educadores.

No son éticos ni morales.

Son una auténtica vergüenza nacional.

Acaban de demostrarnos lo que realmente son.

Si alguien tenía una mínima duda sobre su honorabilidad, dejó de tenerla.

Miren que no ayudar a la pobre gente que se quedó sin hogar es verdaderamente no tener madre.

Y evidentemente ustedes no la tienen.

Tampoco puedo dejar pasar la anécdota del día en que ustedes aventaron petardos a los helicópteros del gobierno federal.

Uno de esos petardos pegó en un helicóptero lleno de periodistas y afortunadamente no pasó a mayores.

¡¡¡Pero qué cobardes son!!!

Son tan cobardes que todos escondieron la cara para que las autoridades no los aprehendan.

Tan cobardes que a espaldas de los afectados aplaudieron y festejaron su osadía.

¿Y qué decir del camión que se volteó en la carretera que llevaba víveres a los damnificados por el terremoto?

Se volteó y ¡pum!

¡Ustedes se robaron todas las despensas!

¡Todas!

Así es…

¡Se las robaron!

Y no hubo nadie de ustedes que se atreviera a evitar ese saqueo.

Pero así son. Una basura completa que ya nos la han demostrado varias veces.

Ratas asquerosas:

Su interés no está en la educación.

Su interés está en la lana.

Tanto es su interés que chantajearon a su gobernador para no crear ningún desorden a la llegada del Presidente, y no respetaron su palabra.

Recibieron su lana del gobierno estatal, se la llevaron y a tratar de dañar los helicópteros y sus pasajeros.

Obviamente, incluyendo el del Presidente.

Señores maistros:

Dios los perdone.

Porque nosotros ¡no!

¡Qué pena me dan!