Carta dirigida a los venezolanos congruentes

Asambleísta llama a defender Reforma Política del DF
Por:

Estimados Amigos Venezolanos:

No saben la pena que me dio cuando leí que su Dictador de quinta categoría expropió 38 estaciones de radio.

No saben la pena que siento por ustedes, porque día a día se les está acabando la democracia.

Día a día están dejando de ser libres por culpa de un enfermo mental.

Qué pena que este chacal quiera imitar a Fidel Castro, otro Dictador pero mil veces –o diez mil– más inteligente que Chávez. En lugar de imitar a una Bachelet o a un Felipe González.

Qué pena que esté entercado en que ustedes vivan del carajo, en lugar de que disfruten de una prosperidad como en Chile.

Qué triste que se aproveche de la ignorancia del pueblo para mentirles y prometerles puras idioteces, cuando su único objetivo es permanecer en el poder por tiempo indefinido.

Como Franco o el mismo Fidel Castro...

El que un señor, estando en el poder, no permita elecciones, imponga la censura a los medios, meta a la cárcel por 4 años a periodistas que no opinen como él, expropie negocios de particulares, nacionalice empresas extranjeras, y haga lo que se le dé la gana sin que su Congreso le prohíba nada y que la oposición no pueda oponerse para no terminar muerto o en la cárcel, nos nos habla de que es un verdadero tirano.

Y creo que me estoy quedando corto.

Yo entiendo lo que están viviendo.

Están viviendo como si Venezuela fuera una película de horror. O como si estuvieran viviendo una pesadilla.

Amigos Venezolanos:

La situación no se pondrá mejor.

Dentro de pocos meses el uso del internet será monitoreado y bloqueado por el gobierno –como en Myanmar, Cuba y China.

Con los precios del petróleo a la baja y con la poca simpatía del mundo a Chávez, el dinero va a escasear.

El tirano inventará una sarta de idioteces y excusas para que la opinión pública nacional no se le eche encima.

Les mentirá y los engañará.

Todo, con el objetivo de permanecer en el poder como dictador.

Todo, para no entregar el poder. No deja de sorprenderme cuántos dictadores han entrado al poder peleando por los derechos del pueblo, solamente para traicionar todos los principios por los que tanto peleaban.

Porque yo les diré una cosa:

Si hay algo que la historia nos ha enseñado, es que estos dictadores solamente endurecen su agarre con el tiempo.

La libertad, las garantías individuales, la libertad de expresión son un derecho de la libertad...

Un derecho que todos ustedes merecen y que su Constitución les garantizaba.

Una democracia que ahora no están viviendo.

Lo siento mucho por ustedes, lo siento de verdad.

Yo espero que despierten y el mundo libre despierte también. En este siglo es estúpido e infantil que se pretenda vivir como en las dictaduras latinoamericanas de los años 50 –pero del siglo pasado.

Deseo que el mundo no permita a estos dictadores, y que muy pronto ustedes vivan libres y en paz.

carlos@alazraki.com.mx

asc